Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Bastidas descarta recuperar el fuego aéreo en las «mascletaes» de este año

La supresión del fuego aéreo en las «mascletaes» de las próximas Fallas de Alzira no tiene marcha atrás. La alcaldesa de la ciudad, Elena Bastidas, recordó ayer que desde el incendio provocado por un castillo de fuegos artificiales en la montaña de Cullera se han «extremado los controles» y que, si bien la conselleria ya tiene redactada la nueva norma que contempla excepciones para evitar situaciones como la que se da en Alzira, todavía no se ha publicado, por lo que valoró como «muy complicado» que en los pocos días que quedan —la primer «mascletà» se disparará el sábado— pueda cambiar algo.

El ayuntamiento y la Junta Local Fallera comunicaron el viernes que la delegación del Gobierno había prohibido el disparo de las «mascletaes» de Fallas desde la plaza del Reino, al no cumplirse la distancia mínima de 500 metros a los barrancos de Barxeta y la Casella, que están considerados suelo forestal con la normativa todavía vigente. El edil Rafael Fita explicó que la distancia entre la plaza y los barrancos es, en base a la cartografía de Medio Ambiente, de 360 metros. La solución que se comunicó a los pirotécnicos y que estos han aceptado pese a reconocer que la «mascletà» perderá espectacularidad es suprimir el fuego aéreo con la previsión de reforzar el terrestre.

El ayuntamiento espera que una vez entre en vigor la modificación del catálogo de suelos forestales anunciada por la conselleria para suavizar las restricciones en zonas como barrancos, acequias u otro tipo de cauces en las que haya un riesgo mínimo, de forma que se pueda compatibilizar la tradición con la protección del medio ambiente, se puedan volver a disparar «mascletaes» con normalidad desde la plaza de Reino, un punto de encuentro durante las Fallas.

Compartir el artículo

stats