Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cullera reduce a 105 días el pago a proveedores tras el duro ajuste de las cuentas municipales

Sigue sin cumplir el período máximo de pago a empresas que la Ley de Morosidad sitúa en 30 días

Cullera reduce a 105 días el pago a proveedores  tras el duro ajuste de las cuentas municipales

Cullera reduce a 105 días el pago a proveedores tras el duro ajuste de las cuentas municipales vicent m. pastor

Las duras medidas que impuso el Plan de Ajuste aprobado por el Ayuntamiento de Cullera han servido para poder reducir el periodo en el que se tarda en pagar las facturas de los proveedores. Así, si los informes del departamento de Intervención y Hacienda de los tres primeros trimestres de 2014 indicaban que Cullera se demoraba en abonar sus facturas entre 368 y 373 días, en el informe del último trimestre del año pasado se indica que el periodo de pago se ha reducido a 105 días, según la información municipal consultada por este periódico.

No obstante, la ciudad más endeudada de la Ribera (a finales de 2014 se debían alrededor de 37 millones) sigue sin cumplir el periodo máximo de pago a empresas que marca la Ley de Morosidad y que se sitúa en 30 días. Además, en el informe de intervención correspondiente al último trimestre del año pasado también se señala que el importe de las operaciones pendientes de pago asciende a 5,1 millones; mientras que, las facturas pagadas suman 1 millón de euros.

La edil de Hacienda, Mª Ángeles Arlandis (PP), explicó ayer que Cullera ha conseguido reducir el periodo de pago a proveedores debido a los ajustes impuestos por el Gobierno central y que vinieron marcados en el Plan de Ajuste que el ayuntamiento tuvo que aprobar para solicitar el préstamo de 20 millones para pagar a los proveedores. Aún así, Arlandis reconoció que el periodo de pago debe seguir reduciéndose.

Entre las medidas aprobadas para aliviar la deuda destacan la subida de impuestos y la reducción de la jornada laboral de los trabajadores interinos para poder recortar el gasto del departamento de Personal, que era el más importante del presupuesto municipal. Aunque, este año los interinos ya han recuperado su jornada completa.

Recortar a la mitad las ayudas

Otra medida que tuvo que tomar el gobierno local del PP para reducir el gasto corriente fue recortar al 50% todas las subvenciones que reciben las entidades deportivas y culturales. La responsable del área de Hacienda también indicó que, al contrario que había ocurrido en años anteriores, la Generalitat Valenciana y el Gobierno no le deben a penas dinero a Cullera. Tampoco la diputación, aunque esta Administración se encarga de cobrar los impuestos, el consistorio debe esperar a que ingrese el dinero para ir abonando facturas y tener liquidez.

Compartir el artículo

stats