Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una redada antidroga toma de madrugada l'Alquerieta

La Policía Nacional y la Guardia Civil despliegan decenas de agentes en el registro de al menos tres casas

El barrio de l'Alquerieta amaneció ayer tomado literalmente por las fuerzas de seguridad. Un amplio dispositivo de agentes de la Guardia Civil y del Cuerpo Nacional de Policía se desplegó de madrugada en una operación contra el tráfico de drogas en la que se registraron al menos tres viviendas -otras fuentes señalan incluso alguna más- y se practicaron varias detenciones, aunque poco más ha trascendido de una operación que, al parecer, continúa abierta y que también alcanza alguna otra localidad.

Vecinos de esta barriada alcireña relataron a Levante-EMV que en plena madrugada aparecieron numerosos vehículos policiales -algunos hablan de quince o más en una operación conjunta de la Policía Nacional y la Guardia Civil- y varias decenas de agentes, muchos de ellos armados y con la cara tapada con pasamontañas, que se desplegaron en una intervención relámpago que, según este relato, debió comenzar sobre las cinco de la madrugada buscando el factor sorpresa de los registros y se prolongó durante algo más de dos horas, de forma que cuando la mayoría de vecinos salió de casa para comenzar su jornada laboral no quedaba ni rastro del amplio despliegue realizado por las fuerzas de seguridad de madrugada. Otros, los más madrugadores, sí que pudieron percibir la operación desplegada supuestamente relacionada con el tráfico de sustancias estupefacientes y sitúan al menos dos de los registros en las calles San Quintín y General Espartero, donde sobre las siete de la mañana todavía permanecían algunas patrullas.

No es la primera vez que la policía toma de madrugada esta barriada alcireña para entrar de forma simultánea en varios domicilios y proceder a su registro. Hace justo dos años, un dispositivo formado por medio centenar de agentes también irrumpió de forma simultánea en tres viviendas en una operación contra el menudeo que se saldó con ocho detenciones y el registro de seis viviendas, en las que se requisó cocaína y una escopeta.

No ha trascendido cuántas detenciones se practicaron ayer en l'Alquerieta, ya que la operación se lleva con gran hermetismo a la espera de completarla, ni tampoco en cuántas casas se actuó con exactitud, aunque vecinos del barrio consultados apuntaban que la policía había entrado en tres viviendas y otros incluso hablaban de cuatro.

Estas fuentes sí coincidían en señalar que últimamente se había detectado un tráfico sospechoso de vehículos que llegaban al barrio supuestamente para comprar droga.

Compartir el artículo

stats