Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El fuego arrasa en Algemesí una nave de la mayor cooperativa agraria de España

Los bomberos evitan que el incendio se propague al almacén de envases «Para lo que podía haber pasado, ha sido lo mínimo», afirma el presidente de la Copal, que estima en 1.500 m2 el área afectada

El incendio provocó el desalojo de los cerca de 200 trabajadores que había en ese momento en la cooperativa. Un trabajador comentó que había intentado apagar el fuego, pero no pudo: «Era imposible, era una montaña de llamas».

El incendio provocó el desalojo de los cerca de 200 trabajadores que había en ese momento en la cooperativa. Un trabajador comentó que había intentado apagar el fuego, pero no pudo: «Era imposible, era una montaña de llamas». vicent m. pastor

«Para lo que podía haber pasado? ha sido lo mínimo». El presidente de la Cooperativa Agrícola de Algemesí (Copal), Salvador Camarasa, respiraba aliviado con los bomberos todavía en pleno proceso de extinción al conocer que el incendio declarado a primera hora de la tarde de ayer en el macroalmacén de la cooperativa agraria más grande de España únicamente había destruido un extremo de la central hortofrutícola y, en concreto, la nave donde se guardaban los palets que se utilizan en la campaña del melón y la conocida como zona de granel. El incendio se declaró sobre las 15 horas y provocó una gran columna de humo visible desde varios kilómetros. Los trabajadores dieron la voz de alarma y rápidamente se ordenó desalojar el almacén, que abarca unos 53.000 m2. El presidente de la entidad estimó que en este momento podrían estar trabajando en la cooperativa entre 150 y 200 personas.

La madera reseca de los palets propició que el fuego se propagara con rapidez en los primeros momentos, aunque la inmediata intervención de los bomberos, que movilizaron unidades de los parques de Alzira, Silla, Cullera, Torrent y Paterna, evitó que pasara a las naves contiguas y, en particular, a los almacenes de envases, repletos de cajas de cartón y madera -separados por sólo una nave del foco del incendio-, lo que hubiera multiplicado las dimensiones del mismo. La cooperativa espera hacer hoy balance de daños y, en una primera estimación, el presidente calculó anoche en torno a los 1.500 metros cuadrados la superfice afectada directamente por el incendio.

Manuel Soler, uno de los trabajadores que se encontraban en la zona donde se declaró el fuego, explicó que había intentado hacerle frente con una manguera, aunque tuvo que retroceder. «Era imposible apagarlo, era una montaña de llamas», señaló, mientras relataba que el fuego iba en ese momento tanto «hacia fuera como hacia dentro». José Gregori, por su parte, señaló que incluso había visto caer una pared de la nave: «Aún estoy temblando, ha sido impresionante», comentó. El jefe del parque de Alzira, Bernardo Mascarell, confirmó que la nave donde se declaró el fuego se había «colapsado».

Los bomberos dieron por controlado el incendio a las 18,10 horas, aunque no sin sobresaltos, ya que inicialmente se les había indicado que todo el almacén estaba sectorizado, pero detectaron que no se trataba de zonas estancas, ya que el humo fue inundando otras áreas, lo que hizo temer una posible propagación por el falso techo o que tuviera lugar una combustión de los gases acumulados que, finalmente, no se produjo. Los bomberos también tuvieron que asegurarse de que un depósito de gas que se encontraba en la zona siniestrada estaba vacío.

Se ordenó la apertura de los muelles de carga y otras puertas de la central hortofrutícola inaugurada en el año 2002 -las nuevas instalaciones de la Copal abarcan 115.000 m2, de los que 53.000 corresponden al almacén- para favorecer una ventilación natural aprovechando el viento de levante. Los bomberos procedían mientras tanto a la inspección de todo el almacén para garantizar una ventilación segura.

Se desconoce el origen del incendio y las consecuencias que pueda tener para su actividad a la espera de la valoración que hoy realicen los técnicos. UGT alertó de que el incendio puede afectar a la campaña de la fruta de verano y de la valencia y se ofreció a colaborar con la empresa para minorar las consecuencias. Camarasa comentó que la maquinaria afectada, a priori, era mínima.

Compartir el artículo

stats