Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

PSPV y Compromís, socios en Sueca, vuelven a la greña

El grupo nacionalista se revuelve contra la edil Manoli Egea por censurar su política en una nota de prensa

El desencuentro entre los concejales del PSPV y Compromís, partidos que forman parte del gobierno de Sueca, se hace cada dçia más evidente. Ahora, el punto de fricción fue la nota del gabinete de prensa municipal que la concejal socialista, Manoli Egea, propició para dar a conocer la puesta en servicio de la denominada ´motocaca´, un vehículo especial para la recogida de excrementos de perro de la vía pública.

En el escrito, Egea, responsable del área de Medio Ambiente, aseguraba que con el objetivo de eliminar este molesto problema para la población, el nuevo pliego para la adjudicación del contrato de recogida de residuos y limpieza viaria incidía en la prevención y recogida de excrementos de perros y contemplaba la instalación de pipicanes y espacios específicos para los animales en diferentes puntos de la población.

La concejal recordó que la propuesta presentada a la sesión plenaria del mes de marzo, no fue aprobada al contar con la oposición de los concejales de Compromís, el PP y los dos regidores no adscritos, Celia Beltrán y Enrique Vidal. «Decidieron votar en contra de un pliego de condiciones que favorecía a todos los ciudadanos de Sueca, que hoy podrían estar disfrutando de esas mejoras; sobre todo, tendríamos el pueblo menos sucio de excrementos de perro", lamentó Egena en la nota de prensa difundida por el gabinete de prensa del consistorio.

Para Egea, «resulta chocante, que todos aquellos que votaron en contra de ese pliego que confeccionaron los ciudadanos a través de las encuestas que se les realizó, ahora se enciende la luz, y esos partidos se llenan la boca hablando de excrementos de perros en sus programas electorales». Y, para rematar, añadía: «Ya sabíamos que eran cuestiones políticas las que frenaron esa solución que se planteaba desde la Concejalía de Medio ambiente, pero a día de hoy y escuchando programas, estamos más que seguros».

La reacción del grupo municipal Compromís no se hizo esperar. «A pesar de tratarse de una decisión democrática, votada mayoritariamente en el pleno, la regidora no lo asume», expresó ayer su portavoz, Raquel Tamarit. El grupo nacionalista deploró la actitud de la edil socialista al insinuar que estos partidos, entre los que se encuentra Compromís, utilizaban el problema de la presencia de excrementos en las calles con fines electoralistas. Por ello, destacó que los integrantes de su formación «tenemos el más disciplinado y paciente respeto hacia las personas que, como usted, tienen en la ´compromanía´ (obsesión por la gente de Compromís) una de sus fobias», tercia Tamarit.

Compartir el artículo

stats