Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El PP, fuera de la Mancomunitat de la Ribera Baixa

La izquierda copa el ente y Compromís ostentará la presidencia, pero tendrá que pactar con PSPV o EU

La Mancomunitat de la Ribera Baixa no tendrá representantes del Partido Popular. La debacle electoral del pasado 24M, cuando esta formación pasó de ser la primera a la tercera en votos locales, y el hecho de que los populares no ostenten ninguna alcaldía en la comarca tras la constitución de los ayuntamientos el pasado 13 de junio, conlleva que la configuración del pleno del ente quede casi íntegramente en manos de la izquierda.

Los nuevos estatutos de la institución determinan que la representación de cada municipio en el pleno recaiga sobre el alcalde y otro concejal elegido por la mayoría absoluta de cada corporación municipal de las poblaciones integrantes. A fecha de hoy, éstas son Albalat de la Ribera, Almussafes, Benicull, Corbera, Favara, Polinyà de Xúquer, Riola, Sollana y Sueca.

Habida cuenta de que Compromís, PSPV y EU ostentan tres alcaldías respectivamente y Units x València, una, presumiblemente el PP se quedará fuera del organismo a no ser que en alguno de los municipios donde logró la victoria (Favara y Sollana) se acuerde por parte de los gobiernos progresistas cederles alguna vocalía.

El voto en el pleno comarcal y las diferentes comisiones es ponderado y se realiza en proporción al número de concejales que ostenta cada localidad, que a su vez dependen de la cuantía de habitantes. En este caso, Compromís tendría en principio derecho a 43 sufragios al dirigir los consistorios de Sueca (21 votos), Corbera (11 votos) y Favara (11 votos).

Por su parte, los socialistas tendrían 33, correspondientes a Almussafes (13), Sollana (11) y Fortaleny (9). Esquerra Unida se quedaría con 31, relativos a Albalat de la Ribera (11), Polinyà de Xúquer (11) y Riola (9). Finalmente, Units x València tendría los 7 de Benicull.

Pese a ser la fuerza más votada, el Partido Socialista se ha visto claramente perjudicado por la salida de dos de los municipios donde ha logrado ganar y gobernar, Cullera y Llaurí, consistorios que tomaron la determinación de abandonar el ente durante la pasada legislatura cuando los dirigía el PP. Esto le resta al PSPV un total de 30 votos y le priva de haber logrado la mayoría absoluta. Aunque el presidente en funciones de la Mancomunitat, el socialista Joan Baptista Ferrando, advierte de que la marcha de estas dos localidades no es todavía oficial al faltar un informe preceptivo por parte de la Generalitat para que sea efectiva.

La pérdida de poder institucional del PP en la Ribera Baixa es todavía mayor que en el resto de la comarca y la Comunitat. La mancomunidad es un claro ejemplo de la nueva situación de crisis.

Compartir el artículo

stats