Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una empresa que no quiere construir aún cede el solar para convertirlo en un área lúdica

La crisis frenó la zona residencial de la plaza de Cartonajes cuando se habían construido menos de la mitad de las 684 pisos proyectados

Una empresa que no quiere construir aún cede el solar para convertirlo en un área lúdica

Una empresa que no quiere construir aún cede el solar para convertirlo en un área lúdica

Lo que no consiguieron frenar las protestas de los vecinos de la barriada de Ana Sanchis, la construcción de grandes bloques de viviendas en torno a la nueva plaza de Cartonajes, se encargó de paralizarlo la crisis cuando la primera fase de la zona residencial con 684 viviendas proyectada a los pies de la Muntanyeta ya se alzaba como una barrera visual frente a las casas unifamiliares del barrio situado al otro lado de la avenida José Suñer Orovig. Los primeros bloques de viviendas están ocupados desde hace tiempo pero de las fases posteriores que debían completar la semicircunferencia en torno a la plaza nada se ha sabido. Al parecer, incluso el suelo ha cambiado de manos tras el pinchazo de la burbuja inmobiliaria y no hay perspectivas de que se retome el proyecto a corto plazo.

El gobierno municipal (Compromís, PSOE y EU) aprobó ayer una propuesta de convenio con los propietarios de una parte del solar, la zona baja que recae tanto a la plaza de Cartonajes como a la calle Verge de la Murta, por el que estos cederán el terreno al ayuntamiento para que pueda ser utilizado como una zona de esparcimiento de los vecinos de la zona a la espera de tiempos mejores para la construcción. Se trata de la tercera parcela que el tripartito incluye en el plan de recuperación de solares vacíos para dar un uso a terrenos que suelen ser foco de problemas por la acumulación de suciedad. El consistorio ya ha firmado acuerdos similares con los propietarios del solar ubicado en la calle Gabriela Mistral, frente al colegio Ausiàs March, para ampliar la oferta de plazas de aparcamiento en la zona, y con los titulares de una parcela que recae en la avenida Padre Pompilio, en el barrio de l'Alquerieta.

Como ya hiciera con los residentes en esta barriada, el ayuntamiento ha ofrecido a la asociación de vecinos de Ana Sanchis que realicen propuestas sobre el uso que se puede dar a la parcela junto a la plaza de Cartonajes, según explicó ayer el concejal de Gestión Urbanística, Fernando Pascual, que recordó que se trata de una cesión en precario, por el que el ayuntamiento tampoco contempla ninguna gran inversión ante la posibilidad de que el propietario reclame el terreno. El edil señaló como algunas posibilidades habilitar una zona de juegos con canastas, aprovechando una zona que está asfaltada. Pascual comentó que está pendiente de mantener una reunión con la entidad bancaria que tiene la propiedad de la parte superior de la parcela para alcanzar un acuerdo similar.

El edil se mostró satisfecho de que, en sólo seis meses, el gobierno haya podido cumplir con uno de los objetivos que se estableció en el pacto, «que no era otro que dignificar los solares que habían quedado abandonados en la ciudad por la crisis». «Damos vida a unas parcelas que de otra forma afectan a la imagen e incluso a la salubridad de los barrios», agregó.

Compartir el artículo

stats