Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El retén policial evidencia por primera vez tensiones en el tripartito de Alzira

Compromís presenta un proyecto para trasladar la nueva sede al Baix Torrejó que PSOE y EU no apoyan

El retén policial evidencia por primera vez tensiones en el tripartito de Alzira

El retén policial evidencia por primera vez tensiones en el tripartito de Alzira

La reunión que habían reclamado los sindicatos de la Policía Local de Alzira con el equipo de gobierno para conocer sus intenciones respecto al proyecto del nuevo retén evidenció ayer el primer choque de trenes en el seno del tripartito (Compromís, PSOE y EU) o, al menos, el primero que trasciende. El alcalde, Diego Gómez, y dos concejales de la formación nacionalista presentaron a los delegados sindicales un nuevo proyecto que traslada la sede policial a la avenida Padre Pompilio —el anterior gobierno (PP) había previsto ubicarla en la avenida Luis Suñer— que, no obstante, no cuenta con el apoyo de sus socios de gobierno. De hecho, PSOE y EU habían forzado el día anterior que la propuesta que el alcalde había incluido en la junta de gobierno para iniciar los trabajos de acondicionamiento de la parcela del Baix Torrejó se dejara aparcada por falta de acuerdo. Ningún representante de PSOE ni EU asistió ayer a la reunión que había sido convocada a principios de mes.

Compromís había pisado el acelerador tras varios meses de conversaciones con sus socios sin que se llegara a acercar posturas -la comisión de seguimiento del pacto ya abordó el tema del retén en su anterior reunión y estaba previsto que esta semana se volvieran a reunir las direcciones de las tres fuerzas, aunque finalmente el encuentro no se ha producido- ya que el presupuesto de 2015 contempla una partida de 100.000 euros finalista para el retén que desaparecerá si no se compromete. Los ediles nacionalistas han conseguido además un compromiso de la diputación de aportar 200.000 euros al proyecto, por lo que consideran que es el momento de acometer las obras para atender una reivindicación histórica de la policía. «No entendemos esa negativa cuando no se toca el presupuesto municipal para nada», indicaron fuentes de Compromís, mientras señalaban que la idea es ejecutar el proyecto por fases, ya que el coste global se eleva al millón de euros, y en la medida que se encuentre financiación fuera del presupuesto municipal.

«No es prioritario»

El concejal de Gestión Urbanística, Fernando Pascual, comentó ayer que la inversión en el retén «no es prioritaria para el PSOE» y que así se lo había manifestado ya a los sindicatos. «Tenemos un patrimonio en inmuebles valorado en cinco millones de euros y, en algunos casos, en estado ruinoso. Para nosotros es prioritario mantener lo que tenemos que hacer un edificio nuevo», manifestó el edil socialista, mientras señalaba que no había podido asistir a la reunión.

El portavoz de Esquerra Unida, Ivan Martínez, que sí se disculpó ante los sindicatos por tener que asistir a otra cita, también se mostró contrario a afrontar una inversión tan elevada cuando los presupuestos del ayuntamiento están «tan ajustados» y abogó por rehabilitar inmuebles de propiedad municipal en lugar de impulsar nuevas construcciones. «Tenemos algún punto de discrepancia que intentaremos salvar», incidió el único concejal de EU.

Estas fuerzas han llegado a plantear en algún momento la posibilidad de ubicar el retén en el antiguo Hospital Santa Lucía.

La construcción de un nuevo retén ante las deficiencias que presenta la actual sede -falta de espacio, barreras arquitectónicas,?- es una antigua reivindicación de la plantilla de la Policía Local de Alzira que, con un amago de protesta en un pleno, arrancó en febrero de 2013 un compromiso de la anterior alcaldesa, Elena Bastidas, para impulsar una nueva sede. El PP abogó por mantener el retén cerca de la casa consistorial y, tras elegir un primer solar que resultó insuficiente, anunciaba el pasado mes de marzo, a las puertas de las elecciones, que se construiría en la avenida Luis Suñer. Bastidas incorporó una partida de 100.000 euros en el presupuesto y anunció que la diputación colaboraría con otros 400.000. El coste del proyecto ascendía a 1.060.000 euros.

Compromís, por su parte, considera que el emplazamiento en el Baix Torrejó reúne mejores condiciones por tratarse de una zona no inundable que, además, tiene mejores accesos y posibilitaría incluso en el futuro reunir en esos terrenos otros servicios como Protección Civil. Fuentes del grupo indicaron que se han hecho gestiones en la conselleria para confirmar que es viable la construcción del retén en este punto, la esquina con la calle que sube hacia l'Alquerieta, y que incluso se dispone ya de un proyecto que mantiene el coste de la obra en un millón de euros. Estas fuentes indicaron que, por las gestiones realizadas en la diputación, sólo constaba la petición de ayuda del ayuntamiento, aunque ninguna resolución que concediera la subvención de 400.000 euros y que el nuevo gobierno de la corporación provincial (Compromís-PSOE) sí ha asignado al proyecto 200.000 euros para, inicialmente, complementar la partida del ayuntamiento y poder empezar las obras. «Hemos defendido nuestra propuesta y la seguiremos defendiendo porque buscamos el dinero fuera del presupuesto municipal. Ni los sindicatos ni nosotros queremos que se pierda el dinero que ya hay asignado», indicaron desde el grupo nacionalista.

Compartir el artículo

stats