Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un alcireño gana el título nacional de lucha de brazos en su primera participación

Vicente Puig se impone en Murcia con su brazo izquierdo a los otros seis participantes de su categoría y se hace con un billete para el europeo

Un alcireño gana el título nacional de lucha de brazos en su primera participación

Un alcireño gana el título nacional de lucha de brazos en su primera participación

El alcireño Vicente Puig Serra se ha proclamado campeón de la copa de España de lucha de brazos, en la categoría Grand Master, una competición celebrada el pasado fin de semana en el pabellón de deportes Vicente del Bosque de Lobosillo (Murcia). Se trataba de la primera prueba nacional a la que concurría Puig, que inició su carrera deportiva en el ámbito de las artes marciales y continuó con pruebas de atletismo de fuerza, el conocido popularmente como «Strongman», hasta que una lesión de cadera le apartó de las mismas y se inició en lo que algunos definen como el deporte más antiguo del mundo: la lucha de brazos, equiparable al tradicional pulso, con matices. «Requiere de mucha técnica, no es un pulso de bar», explica Puig, que fue el único valenciano que participaba en esta competición.

Vicente Puig se alzó con el título en la prueba con el brazo izquierdo mientras que quedó en cuarta posición al competir con el derecho, en ambos casos en la categoría Grand Master, para los participantes que están a punto de cumplir o ya han cumplido los cincuenta años. El alcireño cuenta con 51. Siete deportistas competían en esta categoría en un sistema de todos contra todos, en el que un participante cae eliminado el perder dos combates. Vicente Puig ganó con el brazo izquierdo a todos sus contrincantes y se alzó con el título, mientras con el derecho sólo pudo imponerse en dos pruebas y quedó en cuarto lugar. Esta victoria le da además un billete para el europeo del próximo año.

Asegura que había entrenado en solitario al no existir tradición de la lucha de brazos en Alzira ni en el entorno y que acudía a Murcia a vivir una experiencia desconocida para él. Ahora quiere aprovechar este éxito en una primera competición de ámbito nacional para dar a conocer el deporte en la Ribera y ver si alguien más se anima y se puede conformar un pequeño equipo.

«No es un pulso de siempre, hay mucha técnica y unas reglas para que la gente se lesione lo menos posible, tienes que saber ceder y también saber ganar, un combate no puede durar más de 30 segundos», explicó el alcireño, mientras señalaba que el entrenamiento para la lucha de brazos requiere de esa técnica, gimnasio y mesa, que es sobre la que se disputan estas pruebas. En su caso, y pese a la victoria, reconoce que tiene mucho que aprender al ver el nivel de otros competidores, aunque no duda en señalar que «cuando haces un pulso sobre la mesa, te engancha».

Compartir el artículo

stats