Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El consejo asesor del paraje reclama prohibir el uso recreativo de drones en la Murta

El órgano consultivo elevará al Ayuntamiento de Alzira una propuesta que deja la puerta abierta a profesionales con una autorización previa

El consejo asesor del paraje reclama prohibir el uso recreativo de drones en la Murta

El consejo asesor del paraje reclama prohibir el uso recreativo de drones en la Murta

El consejo asesor del Paraje Natural Municipal Murta-Casella propondrá al Ayuntamiento de Alzira prohibir el uso de drones con fines recreativos en el paraje, según el acuerdo adoptado en una reunión celebrada ayer, que deja la puerta abierta a la utilización de estos equipos desde un punto de vista profesional previa autorización de este órgano asesor, que analizará cada caso de forma particularizada. La decisión de no autorizar el uso de drones con fines recreativos se produce tras detectar su presencia en varias ocasiones y a la espera de redactar un plan de usos que determinará de forma más concreta qué actividades se pueden hacer y cuales no en la Murta y la Casella. Esta regulación se trasladará a ese futuro plan de usos.

Los miembros del consejo asesor valoraron que el uso de drones en la Murta y el ruido que estos dispositivos generan resulta incompatible con un paraje natural y puede representar una molestia no sólo para la fauna sino para otros usuarios del paraje que visitan la Murta o la Casella para disfrutar de la naturaleza y, con ella, del silencio.

El concejal de Medio Ambiente, Pep Carreres, explicó que se trata de un acuerdo transitorio hasta que se elabore una normativa -el consejo ya se ha pronunciado sobre otros aspectos como la presencia de ganado o la entrada de ciclistas, entre otros- y señaló que este ente consultivo centrado de forma específica en la gestión del Paraje Natural Municipal tiene un planteamiento «conservacionista» a falta de redactar el plan de usos y el mapa de cargas para evitar una presión excesiva sobre el mismo por la gran afluencia de visitantes que se produce en algunos momentos puntuales. «Estamos a la defensiva», comentó, mientras señalaba que, del mismo modo que pasó en su día con el aeromodelismo, «no sabemos esta nueva tecnología que da de sí».

El consejo plantea que no se autorice el uso recreativo de drones en la Murta y deja la puerta abierta a los profesionales, siempre con una autorización previa que este ente asesor en función de la finalidad del trabajo.

Este ente consultivo también tiene en agenda la elaboración de mapa de cargas para controlar la afluencia a unos parajes que están recibiendo miles de visitantes para, en una expresión muy utilizada por el propio Carreres, «no morir de éxito».

Compartir el artículo

stats