Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ningún informe técnico avala el rechazo a la variante de Favara

El principal motivo alegado para no ejecutar la obra son las restricciones del parque natural de l'Albufera, pero los límites del espacio protegido se encuentran a varios kilómetros del municipio

Ningún informe técnico avala el rechazo a la variante de Favara

Ningún informe técnico avala el rechazo a la variante de Favara

La circulación en Favara presenta un doble atasco. El habitual, debido al elevado tráfico rodado que circula por la travesía de la N-332, y el que sufre la carretera comarcal 510 que también atraviesa el municipio. Para este segundo inconveniente, la Diputación de Valencia alegó que la ejecución de la esperada variante se hallaba en un punto muerto debido a que la zona se encontraba dentro de las delimitaciones del Parc Natural de l'Albufera. Un impedimento que se da de bruces con la realidad, dado que el perímetro real que abarca el paraje está situado a varios kilómetros del casco urbano favarense.

El propio diputado de Carreteras, Pablo Seguí, explicó a este periódico que aunque el ente provincial era consciente de la necesidad de llevar a cabo el desvío, «la dificultad es máxima porque está el parque natural, la Conselleria de Medio Ambiente es muy estricta y no hay margen de maniobra a menos que se cambie la ley o haya un informe favorable».

Aunque el término municipal de Favara se encuentra en un enclave con ciertas dificultades urbanísticas, una de ellas la inundabilidad, la influencia del Parque Natural de l'Albufera no es determinante. El paraje valenciano, con un suelo protegido no urbanizable de 21.000 hectáreas, abarca parte de los términos municipales de Sueca, Sollana o Albalat. De ningún modo el de Favara, cuyas calles se encuentran a varios kilómetros de distancia de los límites del paraje. De hecho, la zona más al sur del paraje protegido se encuentra entre Fortaleny y Cullera, sin siquiera atravesar el cauce del Xúquer.

Pese a todo, la construcción del ansiado desvío se encuentra lejos de materializarse. Es más, la alcaldesa de la localidad, Oro Azorín, ya ha sido informada por el Área de Carreteras de la Diputación de que el proyecto no se encuentra entre los planes previstos para los próximos años debido a ese supuesto handicap medioambiental. La preocupación del ayuntamiento es máxima por los problemas y el peligro que representa la peligrosa travesía de la N-332 en el municipio.

Los accidentes y atropellos se han sucedido de manera constante desde hace años; de hecho se registró uno hace escasos días y, según la alcaldesa, cada mes acontece algún tipo de incidente. La gran cantidad de atascos es otro de los inconvenientes. Estos hechos han llevado a la exasperación a los vecinos y los representantes la administración local, que han reivindicado en innumerables ocasiones la necesidad de solventar los problemas de tráfico y de garantizar la seguridad vial de la población. El ayuntamiento seguirá insistiendo ante las autoridades supramunicipales sobre la urgencia de dar prioridad a este vital proyecto.

Una consulta en 2010

La cuestión ambiental no debería suponer ningún obstáculo para la diputación, ya que según la Conselleria de Medio Ambiente, «el único expediente relativo a la variante de la comarcal 510 de Favara, cuya titularidad es de la Diputación de Valencia, es un expediente de consulta de 2010. En el año 2011, y más concretamente el 4 de abril de 2011, se dio traslado a la Diputación de Valencia del documento de alcance sobre dicho proyecto, indicando cuál era la alternativa más adecuada desde el punto de vista ambiental». Por lo que, cinco años después, no existe novedad alguna al respecto. Además, la conselleria admite que «no consta ningún expediente de evaluación de impacto ambiental sobre la variante».

Compartir el artículo

stats