Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los comuneros de Càrcer eligen una junta de gobierno continuista

La directiva de la comunidad de regantes estará formada por diez miembros de la lista oficial y por un del sector crítico La Associació Comptes Clars denuncia irregularidades en el proceso de elección

La Comunidad de Regantes del Valle de Càrcer y Sellent, formada por cerca de 1.300 miembros, contará con una junta de gobierno continuista a la que comandaba hasta la fecha el ya expresidente Aurelio Hernández. Como era presumible, los resultados han constituido una directiva muy homogénea, que contará con diez representantes del sector oficial. Por el contrario, el sector crítico consigue uno de los dos sillones de Beneixida, el cual tenían garantizado al presentar sus oponentes solo una candidato. Los elegidos tendrán el cometido ahora de elegir quien será el nuevo presidente de la comunidad.

Repiten de la candidatura oficial dos grandes comercios como Antoni Muñoz (Càrcer) y El Bollo (sector de los últimos riegos), así como los representantes de Alcàntera de Xúquer, Pascual Albentosa (el vicepresidente de Hernández) y Manuel Ortiz, y los de Cotes José González y José V. García. Por el contrario, se incorporan José Miguel Bono y Francisco Marín por Sellent, José Ricardo Cardona por Càrcer y Pascual Hernández por Beneixida. En este último municipio se incorpora el representante de la lista alternativa -que se reúne en torno a la Associació Comptes Clars- Antonio Llopis, quien logra acceder a la junta al presentar el sector oficial solo un candidato.

A las 509 delegaciones de voto formalizadas (346 del grupo crítico y el resto de la candidatura oficial) antes del pasado miércoles -cuando se cerró el plazo de presentación- ayer se le añadieron otros 260 votos de cerca de un centenar de comuneros para elegir el órgano de gobierno a partir de un sistema de listas abiertas en las que cada miembro tiene un derecho a voto en función de sus posesiones y vota a los representantes que considera de cada pueblo. Para ello, se celebró una asamblea extraordinaria en el centro cultural que, si bien transcurrió de un modo tranquilo, sí que evidenció en el ambiente la tensión que se masca entre los dos bandos. De hecho, la comunidad no dejó votar a algunos comuneros que se presentaron en el lugar minutos después de las 10.45 horas, cuando se cerraron las acreditaciones. Este hecho fue muy criticado por Comptes Clars, que no entiende como la junta «ha dejado sin el derecho de voto a algunos regantes cuando en otras agrupaciones los socios tienen todo el día para poder votar». En este aspecto, el sector crítico denunció que «han intentado reducir al máximo la participación convocando una asamblea extraordinaria en plena campaña de la naranja y del caqui, y encima en un sábado, cuando se hubieran podido esperar a la asamblea ordinaria de diciembre». Su abogada, además, aprovechó el acto para enumerar las irregularidades que se han generado durante el proceso y, tras finalizar las votaciones, volvieron a lamentar «la falta de transparencia» con la que se han desarrollado los comicios. De hecho, y según aseguran, «ni tan siquiera hemos tenido acceso al censo ni a conocer los votos de las delegaciones que ellos han aportado, cuando ellos conocían exactamente cuales eran nuestras delegaciones y el número de votos», Según indican, «la votación no garantiza un resultado democrático», por lo que se reservan «el derecho a actuar para impugnar los resultados».

La despedida de Hernández

El hasta ahora presidente de la comunidad, Aurelio Hernández, aprovechó el acto para despedirse como presidente de la agrupación tras casi dos lustros como tal, agradeciendo a los comuneros «el apoyo mostrado durante todos estos años» y asegurando que «estoy a disposición de quien me necesite». El ya expresidente se mostró tranquilo ante la denuncia interpuesta por algunos regantes por administración desleal, estafa y falsedad y recordó que «he ganado las 25 denuncias que se han presentado desde que estoy aquí».

En cuanto a las acusaciones lanzadas por la oposición, Hernández aseguró que «se han convocado las votaciones ahora porque en la sesión ordinaria de diciembre se deben de aprobar los presupuestos de 2017, y para ello debe de haber una junta constituida con anterioridad que los prepare». En cuanto a las cifras, el expresidente volvió a recalcar que los comuneros tienen un adeudo de 500.000 euros con la agrupación de regantes, y que la comunidad está pagando poco a poco los 4,8 millones de euros que costaron las obras de modernización del goteo. Por último, deseo suerte a los nuevos directivos, de los que aseguró «estan capacitados para los puestos».

Compartir el artículo

stats