Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Corbí compaginará la vicaría episcopal de L'Horta con la basílica de Algemesí

El sacerdote promete «disponibilidad y accesibilidad» a las parroquias tras asumir su nuevo cargo

Corbí compaginará la vicaría episcopal de L'Horta con la basílica de Algemesí

Corbí compaginará la vicaría episcopal de L'Horta con la basílica de Algemesí

El párroco de la basílica de Sant Jaume, Salvador Jesús Corbí, ha asumido el cargo de vicario episcopal del área metropolitana de Valencia, tras ser designado como tal el pasado 14 de noviembre. El nombramiento se produce, casualmente, cuando se cumplen diez años de su llegada a Algemesí. Pese al nuevo estatus que desempeñará dentro de la Iglesia, ayer reconocía a este diario que eso no implicará que se pierda su vinculación con el municipio ribereño: «Ni mucho menos, seguiré siendo sacerdote de Sant Jaume como hasta ahora», precisó.

El reto es mayúsculo, pero el propio Corbí aclara que se trata de «un servicio más que hay que prestar y estamos aquí para eso». El nuevo encargado de la vicaría número 3 del Arzobispado de Valencia aseguró que este nombramiento «supone una demostración de confianza por parte del mismísimo arzobispo, lo cual es muy gratificante». Pero también es una gran responsabilidad, pues a su cargo quedará un área de cerca de 600.000 habitantes.

El vicario cumplirá con una función bilateral como nexo de unión y comunicación entre las parroquias y el máximo organismo religioso valenciano. «Mi tarea es la de acompañar a los sacerdotes, ayudarles en lo que se pueda y transmitir sus mensajes, opiniones o problemas al arzobispado, ser una especie de coordinador tanto con ellos como con los arciprestes», comentó.

Corbí demostró que tiene muy claros sus objetivos de cara al futuro como nuevo vicario episcopal: «Por encima de todo, toca trabajar para impulsar el nuevo 'Proyecto Diocesano de Pastoral Evangelizadora', aprobado por el arzobispado el pasado mes de octubre, tenemos que hacer llegar los mensajes del evangelio a cuantos sitios sea posibles y, por supuesto, tener mucha disponibilidad para escuchar a todas las parroquias y demostrar accesibilidad a todas las personas».

Casi tres décadas de servicio

Salvador Jesús Corbí, nacido en Valencia en 1964 aunque se considera natural de Casinos, fue ordenado sacerdote en 1988. Desde entonces, ha ejercido como párroco en El Palomar, Otos, Bélgida, Carrícola, Benissoda y Albaida (desde 1993 hasta octubre de 2006). Precisamente, el consistorio de esta última localidad le concedió ese mismo año el título de «hijo adoptivo», reconociendo su labor pastoral al frente de la iglesia de la Asunción de Albaida así como sus iniciativas de tipo social y juvenil.

Fue entonces cuando el párroco se trasladó a la basílica de Sant Jaume de Algemesí, lugar emblemático que juega un importante papel dentro de la Festa de la Mare de Déu de la Salut. Casualmente, se cumplen diez años de la llegada de Corbí a tierras ribereñas, donde asegura que seguirá vinculado, manteniendo sus eucaristías como de costumbre, al igual que hizo en la tarde de ayer.

Compartir el artículo

stats