El Ayuntamiento de Almussafes piensa poner fin a la sangría que provoca en las arcas municipales el transporte de los alumnos al instituto, ubicado en pleno polígono Juan Carlos I a unos dos kilómetros del casco urbano. El ejecutivo local solicitará a la Conselleria de Educación que se haga cargo de los gastos que supone el servicio a través de una las ayudas que concede se conceden a los usuarios del transporte escolar colectivo. No en balde, este curso el consistorio invertirá 140.000 euros en financiar los desplazamientos en autobús, que han supuesto un sembolso de más de un millón y medio de euros en la última década.

Entre las cuestiones por las que el ayuntamiento planea solicitar estas ayudas se encuentra la peligrosidad de la vía de acceso al instituto, según ha explicado el propio consistorio, ya que es uno de los requisitos que se prevé en las mismas. En concreto, los autobuses que desplazan, de lunes a viernes a los 450 usuarios del servicio de transporte municipal hasta el centro de Educación Secundaria, Bachillerato y Ciclos Formativo de Almussafes, circulan por la Avenida de la Foia, una vía que sirve de acceso asimismo al parque de proveedores de Ford y que, por lo tanto, mantiene un tráfico rodado muy fluido tanto de turismos como de vehículos de gran tonelaje, especialmente en los periodos de inicio y finalización de los turnos de las fábricas que, en horario matinal, coinciden con la entrada oficial de los estudiantes al centro educativo.