Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Consell licita el proyecto para unir Carcaixent con la A-7 y liberar Alzira

? El presupuesto de la asistencia técnica para definir el mejor trazado hasta la autovía de Guadassuar asciende a 180.000 € - Mª José Salvador critica los diseños «faraónicos» del PP como la antigua ronda

La anhelada conexión de Carcaixent con la autovía A-7 a través de la CV-50 irá vinculada a una mejora para descongestionar los accesos a Alzira, aunque los actuales responsables de la Conselleria de Obras Públicas y Vertebración del Territorio consideran que el proyecto de variante sudoeste de Alzira presentado en su día por el anterior gobierno del PP como solución a ambas demandas «no es viable» ya que el coste estimado era de 72 millones de euros por lo que, si bien se aprovecharán «algunas ideas» de aquella propuesta inicial, la alternativa que se diseñe «arranca de cero».

La conselleria licitará en breve por 180.000 euros la asistencia técnica que debe definir este proyecto, según anunció ayer el director general de Obras Públicas, Transportes y Movilidad, Carlos Domingo, que admitió que se trata de un enlace «complejo» debido la densa red de carreteras que hay en la zona. Domingo aclaró que la salida de Carcaixent hacia la A-7 se realizará a través de la autovía que conecta Alzira y Guadassuar, y que además de atender lo que definió como una «necesidad histórica» de Carcaixent, señaló que el proyecto busca indirectamente descongestionar el entorno de Alzira.

Se trata de los dos mismos objetivos a los que pretendía dar solución el proyecto de la denominada variante sudoeste de Alzira, una segunda ronda perimetral diseñada hace una década, aunque Domingo dejó claro que esa infraestructura está descartada. «El proyecto en sí no es viable, nos lo planteamos de nuevo», comentó.

La propia consellera, Mª José Salvador, fue incluso más contundente al señalar que los proyectos «faraónicos» que el PP dejó en los cajones, con unos presupuestos «absolutamente desproporcionados e inasumibles», van a seguir en los cajones. «Estamos en el minuto cero de plantear una nueva opción económicamente razonable que se pueda ir materializando en el corto o medio plazo», dijo Salvador, que admitió que en muchos municipios aluden a proyectos anteriores que, según dijo, no comprendía «cómo se atrevieron a plantear».

Carlos Domingo señaló que al encargar el proyecto se estudian las alternativas más eficaces y, según dijo, si bien hay una idea más o menos clara del trazado, se trata de acabar de definirlo buscando de la mano del ayuntamiento la mejor solución.

Por otra parte, y sobre la posibilidad de mejorar la Línea 1 de Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana, Mª José Salvador señaló que en estos momentos se está procediendo a la renovación de estaciones «que es lo que podemos hacer», dijo, mientras aseguraba que no renuncia a una mejora de las frecuencias y de la propia línea, al asumir que hay carencias. No obstante, señaló que esas mejoras requieren de un aumento de la plantilla y recordó las limitaciones que impone el Ministerio de Hacienda a las nuevas contrataciones.

Sobre las obras pendientes en materia de inundaciones, Salvador recordó que el Consell ha aprobado el Patricova que define e identifica los riesgos de inundabilidad y que ahora corresponde al Gobierno central «cumplir y ejecutar». «Lo que tiene que hacer la Confederación Hidrográfica del Júcar es actuar y no lo está haciendo», apostilló.

Compartir el artículo

stats