24 de febrero de 2017
24.02.2017

Los sordos alertan de estafas en su nombre a vecinos de Almussafes

? Los timadores, que ya han sido detenidos, engañaban a los vecinos pidiendo donativos para una falsa comunidad

24.02.2017 | 00:03

La entidad de personas sordas de Almussafes, Almussord, ha alertado a los ciudadanos de la presencia en las calles de las poblaciones vecinas de grupos de individuos, habitualmente menores, que piden donativos fingiendo ser sordos a favor de una falsa comunidad. Aunque en Almussafes no se ha registrado ningún caso, se trata de una práctica que se ha detectado en otros municipios como en Benifaió. Los presuntos estafadores, no obstante, ya han sido detenidos.

Según explicó Jorge Fernández, presidente de la primera asociación de sordos de la comarca que comenzó su andadura en 2015 y cuya inscripción está abierta a otras ciudades, la mentira empieza con una supuesta recogida de firmas en la que estos grupos muestran un documento que a simple vista parece oficial, con un encabezamiento de una dudosa agrupación en el que se recogen en una columna los donativos entregados por otros ciudadanos. En muchos casos, asegura, «los timadores aprovechan estos encuentros para dar lástima y acometer hurtos». De hecho, Fernández sostiene que los estafadores no son personas sordas ni pertenecen a ninguna asociación de discapacitados, sino que se trata de una estafa bastante habitual que ya ha sido denunciada en otras localidades. Además, el presidente de Almussord defiende que el colectivo que preside no utiliza esta práctica como fuente de financiación, sino que sus fondos proceden de las ayudas y la colaboración directa que les brinda el ayuntamiento, y declara que nunca han salido a la calle a pedir dinero. «Nuestro objetivo no es otro que el de contribuir a la integración social y laboral de las personas con dificultades auditivas, e impulsar su acceso a todos los niveles del sistema educativo», reitera.


Nueva sede

Almussord celebró el pasado fin de semana la apertura de su nueva sede, situada en uno de los nueve inmuebles de titularidad pública que durante décadas acogieron a los docentes del pueblo. Las viviendas han sido reformadas por la concejalía de Urbanismo del consistorio y esta, en concreto, ha sido entregada a la asocación de sordos para su uso. La sede, además, está dotada de las condiciones de accesibilidad necesarias.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook