Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alzicoop cierra una campaña aceptable y augura pobres resultados en la actual

?El presidente emplaza a los socios a apostar por variedades «que hagan viables las explotaciones» ?La mejor calidad de la fruta elevó casi un 20 % las ventas de la sección comercial de la entidad

Alzicoop cierra una campaña aceptable y augura pobres resultados en la actual

Alzicoop cierra una campaña aceptable y augura pobres resultados en la actual

De una campaña «aceptable», la 2015-16, a otra, la actual, que acumula una sucesión de factores adversos que no presagian un buen final. La asamblea de la Cooperativa Hortofrutícola de Alzira (Alzicoop) aprobó el lunes las cuentas de la última campaña, en la que la mejor calidad de la fruta propició un aumento de casi el 20 % de las ventas de la sección comercial, si bien el análisis que el presidente de la entidad, Paco Clari, realizó de la marcha de la actual no infunde optimismo y dejó claro que, en el caso de los caquis, si bien se ha conseguido alargar la campaña, las liquidaciones «no van a ser ni mucho menos como las del año pasado» debido a la falta de calibre, los problemas de negrilla o la gran cantidad de fruta estropeada por la lluvia. Unas intensas precipitaciones que también causaron estragos en las clementinas. Clari llegó a señalar que no se ha cogido ninguna y planteó la necesidad de realizar un cambio varietal. El presidente abogó por apostar por nuevas variedades de cítricos y, en particular, por las protegidas que ofrecen precios «que hacen viables las explotaciones».

El director general de la cooperativa, Enrique Llorca, abrió la asamblea con su informe sobre las cuentas anuales de la última campaña, que Alzicoop cerró con un volumen de negocio de 12 millones de euros de los que 5,8 corresponden a las ventas de la sección comercial. Llorca detalló que el año pasado se registró un incremento de kilos del 6,41 % que, unido a una mayor calidad de la fruta -casi un 16 % más de fruta comercial que la temporada anterior, en que la cosecha no comercial se situó en el 36,86 %- propició un incremento de las ventas del 19,73 % hasta alcanzar estos 5,8 millones de euros.

El director general detalló que también se había producido un aumento del 9 % en las ventas de la sección de suministros y del 14 % por la prestación de servicios, mientras que la cifra de negocio de la estación de servicio sólo recogía los datos de tres meses tras entrar en servicio la sociedad Materna Servicios y Carburantes -una empresa propiedad de Alzicoop constituida expresamente para la gasolinera ya que la legislación sobre cooperativas establece unas limitaciones en la venta a terceros-, lo que provocaba un descenso del 20 % en la facturación global. Con todo, Llorca señaló que la gasolinera también había registrado un importante crecimiento en ventas y servicios. El director general detalló el balance contable y no dudó en señalar que los diferentes indicadores reflejaban la buena salud financiera de la entidad.

Tras la aprobación de las cuentas pese a las dos observaciones realizadas por el auditor y la postura crítica que expusieron dos miembros del consejo rector, como ayer informó Levante-EMV, llegó el momento del informe de presidencia. Paco Clari expuso que las preocupaciones del agricultor siguen siendo las mismas un año más, «bajos precios de mercado, mala calidad de las naranjas y bajos calibres como consecuencia de no cultivar adecuadamente los campos», lo que deriva además en un abandono gradual de los cultivos. Clari defendió que el campo puede ser un «medio digno para vivir» y señaló que la cooperativa sigue buscando fórmulas que permitan «volver a tener ilusión por la tierra» y apostó por nuevas variedades de cítricos u otros productos alternativos.

En su análisis de la actual campaña, Clari aludió a las dificultades del mercado para absorber toda la producción del caqui y los problemas de destrío generados por la climatología, que no sólo afecta al caqui. «Es una mala campaña porque hemos tenido un verano muy seco, las lluvias han llegado tarde y han sido muy persistentes, se ha estropeado mucha fruta como toda las clemenules o el caqui y ha habido una merma muy fuerte. Faltaba el viento que ha producido el rameado y ha tirado muchas naranjas», detalló tras la asamblea.

De cara al tramo final de la campaña, señaló que estas mismas condiciones meteorológicas pueden provocar calibres bajos en la valencia. «La previsión de cosecha era de unos doce millones de kilos, queda la valencia que no sabemos qué va a pasar y la ortanique, que estamos empezando a recolectar, pero creo que no llegaremos a ese volumen», comentó. Cabe señalar que, en base al informe económico, en la pasada campaña los socios aportaron 10,4 millones de kilos de fruta de los que 8,2, es decir, un 78,97 %, se pudieron comercializar. Se trata en conjunto de un 6,41 % más de fruta que en la campaña anterior, la 2014/15, en que, además, el volumen de fruta comercial fue del 63,14 %.

El alcalde de Alzira, Diego Gómez, cerró la asamblea destacando la importancia de estrechar lazos entre la cooperativa y el ayuntamiento y «hacer piña». Gómez comentó que el ayuntamiento colaborará en la conmemoración del 125 aniversario de la entidad, que se celebra este año, y anunció de cara al 2018 una línea de ayudas para jóvenes agricultores.

Compartir el artículo

stats