11 de abril de 2017
11.04.2017

Alzira recupera la procesión de las antorchas que ya se celebraba en 1539

? La cofradía del Santísimo Ecce-Homo rescata este año un acto de carácter penitencial al que alude el primer documento escrito que relata la celebración de actos propios en la ciudad ribereña

11.04.2017 | 00:03
El hermano mayor, Pedro Vidal, con una antorcha.

La cofradía del Santísimo Ecce-Homo de Alzira rescatará este año, coincidiendo con el 75 aniversario de su reorganización tras la Guerra Civil, la procesión de las antorchas, un acto de carácter penitencial al que alude el primer documento escrito que da cuenta de la celebración de actos propios de la Semana Santa en la ciudad a cargo de la Cofradía de la Sangre –la única vinculada en Alzira a la Semana Santa hasta mediados del siglo XVIII–, que está fechado en el año 1539.

La procesión, como entonces, tendrá lugar el Jueves Santo por la noche y recorrerá las calles del centro histórico de Alzira, en un recorrido que arrancará y finalizará en la antigua Capella de la Sang. Los cofrades procesionarán con antorchas y portarán a hombros la imagen del Ecce-Homo.

El documento del año 1539 es una anotación en el «Llibre d'Actes dels Jurats e Consell de la Vila» que alude a la procesión que la Cofradía de la Sangre celebraba el Jueves Santo: «Item, per quatre antorches que acompanyaren los de la Sanch de Jesuchrist lo digous sant XIIII sous» (sic). Se trata de un acto penitencial que en algún momento dado dejó de celebrarse. Esta cita es el primer documento escrito sobre la Semana Santa de Alzira que se ha encontrado, si bien no se descarta que puede aparecer alguno más antiguo ya que la tradición católica es anterior.

Una segunda anotación fechada en 1542 en el mismo libro de actas recoge una donación a la Cofradía de la Sangre para la procesión del Viernes Santo: «Item quaranta sous, tres dines per la sera de les antorches que la vila dona a la confraria de la Sanch de Jesuchrist per a la processó dels dissiplinants en lo divendres sant».

La actual cofradía del Hecce-Homo, una de las herederas de la original de la Sangre, entiende que de estos textos se desprende que se trataba de una procesión intra muros y nocturna, de ahí la utilización de antorchas, que se relaizaba el Jueves Santo. En esta línea, apuntan que la procesión debía partir de la ermita o Capella de la Sang, «lugar donde se centró toda la actividad relacionada con la memorira de la Pasión, Muerte y Resurrección», y que tras realizar un recorrido por las calles de la vila, entonces amurallada, «debía finalizar de nuevo en la Capella de la Sang».


Vidal, hermano mayor

La cofradía que cuenta este año con Pedro Vidal como hermano mayor pretende dejar constancia de este hecho histórico y, coincidiendo con el 75 aniversario de su reorganización tras la Guerra Civil, ha querido rescatar este procesión de las antorchas en la que, además, los cofrades llevarán a hombros la imagen del Santísimo Ecce-Homo.

Cabe señalar que el 3 de junio de 1942 se celebró una asamblea extraordinaria convocada por los tres únicos miembros que quedaban en la última directiva antes de la contienda bélica, Carlos Llinares Aiño, Francisco Gregori Palau y Cándido Ribes Pallardó, a la que acudieron 32 cofrades y en la que se acordó «reanudar o reavivar el espíritu religioso de esta antigua cofradía».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook