12 de abril de 2018
12.04.2018

Rescatan un antiguo pozo para suministrar agua sin nitratos a cuatro pueblos

? La Mancomunitat que agrupa a Càrcer, Alcàntera, Sellent y Cotes impulsa un innovador proyecto de electrificación con placas fotovoltaicas ? La iniciativa supera el último trámite burocrático al obtener el informe ambiental

11.04.2018 | 23:04

La mancomunidad que gestiona el abastecimiento de agua potable a los más de 4.000 habitantes de Càrcer, Alcàntera, Cotes y Sellent ha salvado el último trámite administrativo para rescatar un pozo con caudal suficiente para cubrir sus necesidades y, además, de mejor calidad al presentar un nivel de nitratos mínimo, a través de un innovador proyecto de electrificación mediante una instalación fotovoltaica que permitirá reducir sustancialmente la factura energética.

El Gobierno valenciano ha emitido un informe ambiental favorable a un proyecto que contempla construir una canalización de 542,87 metros para llevar el agua desde el sondeo ubicado en la partida de La Molinera de Sellent hasta el depósito desde el que actualmente se distribuye, que cruzará el barranco del Montot. El informe impone algunas condiciones como garantizar que la obra no altere la capacidad de desagüe del barranco o que los técnicos estudien la posibilidad de ajustar la instalación fotovoltaica a los terrenos agrícolas para minimizar su impacto, ya que la propuesta inicial plantea ocupar una superficie de 1.134,06 m2 que incluye un antiguo campo y una parte forestal que se vio afectada por el incendio de 2016.

La búsqueda de un abastecimiento alternativo de agua de mayor calidad para estos cuatro municipios del valle de Càrcer viene de lejos. La web de la Mancomunitat da cuenta de que comenzó en los ochenta y que fue en el año 2000 cuando, a causa del «alarmante» aumento de los nitratos y el descenso del nivel del pozo de la Serratella, se implicó a la Conselleria de Obras Públicas para que perforara un nuevo pozo. En cambio, el relato de antecedentes de la declaración de impacto ambiental data el proyecto de sondeo en el año 1996 y detalla que «se han sucedido desde esa fecha distintas modificaciones y reprofundizaciones», habiéndose realizado los últimos estudios de aforo en los años 2004 y 2016.

La Mancomunitat justifica la necesidad de acometer el equipamiento y electrificación del sondeo por los problemas de nitratos y plaguicidas que se han detectado en algunos momentos en el actual abastecimiento, que obligaron a instalar un filtro de carbón activo. El presidente del ente supramunicipal, Josep Botella, destacó que se está trabajando en este proyecto desde principios de legislatura y señaló que hay pocas instalaciones de este tipo con placas fotovoltaicas. De hecho, la Mancomunitat había visitado una similar en Murcia, pero destinada al riego.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook