Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

José Ramón Galán y Claudia Gras revalidan sus títulos estatales

Los tiradores de armas históricas de Favara suman su tercer cetro seguido en dos modalidades

La deportista de Favara Claudia Gras, en lo más alto del podio del campeonato de Granada. levante-emv

Como viene siendo habitual en los últimos años, el Campeonato de España de armas Históricas reportó numerosos éxitos para los representantes de la Ribera, con dos históricos del tiro como José Ramón Galán y Claudia Gras. El campeonato se disputó en el complejo deportivo del Centro Especial de Alto Rendimiento «Juan Carlos I» de Granada.

Son dieciocho las especialidades MLAIC que se disputan, seis de arma corta, seis de arma larga a 50 metros en posición de pie, cuatro de arma larga a 100 metros en posición de tumbado y dos de tiro al plato.

Los deportistas de Favara José Ramón Galán y Claudia Gras compitieron formando parte del equipo de la Federación Valenciana de Tiro Olímpico, probablemente la escuadra más potente. Galán fue seleccionado para disputar ocho de las pruebas, dos de arma corta y seis de arma larga a 50 y 100 metros. Claudia Gras, por su parte, fue seleccionada para disputar dos de ellas con rifle a 100 metros.

Ambos consiguieron revalidar, por tercer año consecutivo, sus títulos de Campeón de España en las especialidades de Vetterli (fusil libre 50 metros) y Walkyria (fusil 100 metros damas).

Sorprendentemente Galán logró otros tres títulos nacionales y dos bronces, en lo que puede haber sido su mejor campeonato de España de todos los tiempos. Prueba de ello es que en dos de ellos quedado a un solo punto del récord nacional.

Según relatan los ribereños se prepararon «a conciencia para intentar revalidar» sus títulos de rifle a media y larga distancia, «aunque éramos conscientes de la improbabilidad, ¿por qué no intentarlo?», afirma Galán.

El tiro deportivo no es un deporte-espectáculo, es más bien una prueba individual en la que luchan contra sí mismos y donde se pone a prueba al deportista, tanto en lo concerniente a la preparación técnica como a la emocional. Su poco dinamismo permite prolongar la vida deportiva, y la experiencia acumulada contrarresta las mermas sensoriales y físicas. La práctica del tiro de alta competición con armas históricas «no es nada sencillo, requiere de un aprendizaje mucho más largo que en otras disciplinas, pues competimos con armas que generalmente no fueron diseñadas para ello, y en ocasiones modelos originales», argumenta el tirador de Favara, uno de los deportistas más prestigiosos de la Ribera.

Compartir el artículo

stats