Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alzira da por perdida la residencia de discapacitados y la sustituirá por un parking

El Consell no dispone de una línea de financiación para construir nuevos centros y no retomará un proyecto «de ejecutivos anteriores»

Alzira da por perdida la residencia de discapacitados y la sustituirá por un parking

Alzira da por perdida la residencia de discapacitados y la sustituirá por un parking

El proyecto para construir una residencia de discapacitados en Alzira ha alcanzado un punto crítico, del que quizás no haya retorno posible. El Ayuntamiento de Alzira ve inviable retomar la iniciativa -bautizada como residencia Sant Judes en sus inicios- y ya se plantea la alternativa de construir una zona pública de estacionamiento en el solar cuya titularidad ha sido recientemente devuelta al Consistorio por la asociación Adispac.

Así lo ha confirmado a este periódico el alcalde Diego Gómez, que lamenta que «la falta de financiación y las promesas incumplidas durante años hagan inviable cualquier posibilidad». Las palabras del primer edil caen como un jarro de agua fría sobre las intenciones de Adispac, agrupación que se ha mostrado partidaria de ceder el proyecto arquitectónico adaptado que tiene en su poder a las instituciones públicas. Solamente piden que se les reembolsen los 138.000 euros invertidos durante años. «No queremos ganar dinero. Nuestro objetivo siempre ha sido que la ciudad cuente con esta infraestructura tan necesaria. Son muchos años de promesas incumplidas por las instituciones. Sin sus ánimos no habríamos entrado en el proyecto», apunta Xavier Cantera, exdirector de Adispac. Y es que la falta de partidas económicas sufrida durante los últimos doce años -el proyecto colea desde el 2006- ha condenado una infraestructura respaldada desde los poderes públicos, pero nunca concretado. Así, desde Bienestar Social descartan cualquier posibilidad al ser preguntados por la necesidad de inyectar nuevos recursos a la iniciativa y recuerdan que las promesas vienen de épocas anteriores: «El compromiso de construcción de ese centro está vinculado al anterior ejecutivo autonómico. El actual equipo de la conselleria desconoce por qué en aquel momento no salió adelante». También apuntan que no han adquirido ningún compromiso con la entidad porque «entre otras cosas en la actualidad porque se carece de una línea de ayudas para la construcción».

De hecho, exponen que para dotar de recursos antes se abriría una línea con criterios objetivos y un técnico elegiría los proyectos que se presentaran, «aunque hoy por hoy no es un escenario plausible». Por último, desde la Generalitat remarcan que en los últimos tres años se han mejorado las ayudas destinadas a Adispac.

Así, recuerdan que se han incrementado hasta 60 el número de plazas subvencionadas en el centro ocupacional La Ribera, creciendo la cantidad que reciben por este concepto un 17,3% por ciento, hasta alcanzar una partida de 516.226 euros.

Compartir el artículo

stats