12 de agosto de 2018
12.08.2018

El Cotif ofrece un 11 para el recuerdo

La XXXV edición del torneo de l'Alcúdia da a conocer de nuevo a futbolistas con muchas posibilidades de convertirse en breve en superestrellas El argentino Colidio fue el mejor del campeonato pero también brillaron Glushenkov, Vecino o Pourtau

11.08.2018 | 22:58
Glushenkov fue el más destacado de una Rusia a la que le fallaron las fuerzas en la final.

Por el 35 aniversario del COTIF han pasado más de 200 jugadores repartidos en diez selecciones. Sin embargo, solo un grupo selecto de futbolistas ha marcado la edición por su manera de jugar, sus goles o sus detalles. Una constelación de futuras estrellas que agranda más si cabe, la historia del torneo. Jóvenes que han dejado en Els Arcs un rastro imborrable y han sido capaces de levantar al público de sus asientos sin importar los colores. El equipo resultante es tan bueno que bien podría competir en las mejores ligas del mundo. Sin obviarlo, Argentina ha sido el gran triunfador y evidentemente, eso ha pesado de cara a la elección del once ideal.

Jerónimo Pourtau ha sido el más seguro del torneo. En la fase de grupos no encajó ningún tanto, ya que ante India jugó su compañero Díaz. El guardameta de Argentina exhibió su mejor versión en semifinales, donde Argentina se topó con el rival más incómodo, Uruguay. Sus paradas catapultaron a los charrúas. Asimismo, demostró una gran personalidad en la tanda de penaltis, deteniendo dos de las cuatro penas máximas. El joven de Estudiantes de La Plata tiene un físico envidiable, mide 1'91 metros, y una gran agilidad. Firmó en marzo su primer contrato profesional y subió directamente de la séptima división a la primera. Hoy es el tercer guardameta de su equipo. En defensa se situaría una línea de tres formada por Boris Singh, Igor Diveev y Leo Balerdi. El internacional por India ha hecho gala de un derroche de condiciones ofensivas y defensivas insuperables. Ha sido de los hombres más utilizados por su seleccionador y puede actuar como lateral o carrilero.


Almendra en la medular

Diveev cuenta por dos sus participaciones en el COTIF. El año pasado ya viajó al torneo, pero este 2018 se ha consolidado como principal estandarte de Rusia. Marcó el primer tanto de los suyos en la final, pero acabó sucumbiendo ante la albiceleste. Es un auténtico líder y un peligro en los lanzamientos de falta. Atesora un guante en su pierna derecha y se ha mostrado como uno de los más férreos del torneo. Juega en el FC Ufa de Rusia, pero no sería extraño verle pronto en los mejores equipos de la Premier League. Completa la zaga el argentino Leo Balerdi, un aguerrido central que juega en las inferiores de Boca y que con sus 1,87 de altura, demostró ser de los más seguros en la parcela defensiva.

Si hasta ahora la cosa ya estaba seria, es en este momento cuando empieza a asustar. Todo equipo necesita un ancla y pocos mejores ha habido que Agustín Almendra, una de las mayores promesas de Boca. Equilibró a Argentina y destacó por su buen manejo de pelota y su gran pegada. Las comparaciones son odiosas, pero muchos ven en él a Pogba. Tan importante como el que barre todo el juego del rival, es el cerebro. Y ese papel lo representa Teguedi. El de Mauritania era la tercera vez que pasaba por el COTIF. Ya fue incluido en el once ideal de la pasada edición y este año vuelve a repetir. Resultó ser el más desequilibrante, el más incisivo y uno de los futbolistas con mayores dotes de calidad técnica. Las bandas serían para Brian Rodríguez y Iakovlev. El uruguayo, perteneciente a Peñarol, recuerda a los extremos del viejo fútbol. Pegado a la línea de cal, fue el jugador más destacado de la semifinal ante Argentina. Su habilidad y facilidad para sortear rivales, además de su buen golpeo, le han permitido estar en esta lista. Lo mismo que Iakovlev, quien además de tener una visión magnífica de pase, es de los que sabe desmarcarse entre líneas.


Delantero de oro

Para acabar, la traca final. Dinamita, pólvora o simplemente el que hubiese sido el mejor ataque de la presente edición. Para la punta, trío de oro: Glushenkov, Vecino y Colidio. El ruso acabó como máximo goleador del torneo con cinco goles y una demostración tras otra de que es un jugadorazo llamado a convertirse en un Zar futbolístico en Rusia. Le faltó fuelle en la final, superados por el empuje de Argentina pero su campeonato ya había sido, por entonces, de sobresaliente. Thiago Vecino, por su parte, es un delantero de lo que gustan con tan solo cinco segundos. Lucha, garra, calidad, empuje, sabiduría en los espacios? Una mezcla entre sus compatriotas Suárez y Cavani. Sin ninguna duda, el delantero del futuro para la celeste. Sobre Facundo Colidio, el mejor jugador elegido por el torneo, hay mucho que decir. Se podría escribir un reportaje individual. Ya está en el Inter, al igual que dos superestrellas albicelestes que también destacaron en el COTIF como Mauro Icardi y Lautaro Martínez. Desequilibrio y calidad. Trabajo y humildad. De esos que no destacan en nada pero son imprescindibles. Llegará, seguro.

Para dirigir a todas estas estrellas, nadie mejor que Lionel Scaloni. Es ya junto a Pablo Aimar el seleccionador absoluto de Argentina. Llega tocado por una varita. Fue peor en semifinales ante Uruguay pero sus jugadores entraron al descanso abatidos y él los reconfiguró para sorprender a la celeste y aguantar hasta los penaltis. En la final, sus jugadores parecieron tener un plus, quizá por su experiencia, quizá por sus muchas finales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook