01 de diciembre de 2018
01.12.2018

Otra ánfora romana avala la riqueza arqueológica sumergida en la Ribera

La pieza grecolatina extraída en el litoral suecano data del siglo II antes de Cristo y portaba vino siciliano, según pronostican los expertos - El recipiente, en buen estado, solo carece de una asa

01.12.2018 | 04:15
Los buzos del club de Cullera durante la extracción del ánfora grecoitálica del fondo del mar suecano, ayer.

Las costas de la Ribera todavía esconden tesoros arqueológicos subacuáticos que aguardan a ser descubiertos. Es un hecho que se constata con cada nuevo hallazgo. Esta vez ha sido la aparición de una ánfora grecoitálica en el litoral suecano la que ha corroborado la enorme actividad de navegación que se producía en la zona y de la que el fondo marino es todavía testigo.

José Puig, director del Centro de Buceo Delfín de Cullera, halló la pieza frente a las costas de Les Palmeres hace dos días. Inmediatemente, puso el descubrimiento en conocimiento de las autoridades pertinentes.

Su buen estado de conservación y el emplazamiento en la superficie del fondo hacían presagiar que corriese peligro de expoliación por lo que la Generalitat expidió, de forma urgente, un permiso de extracción. El centro de referencia de la zona, el Museo Arqueológico de Cullera, fue el encargado de dirigir la operación junto al Club de Buceo Delfín de la localidad.

La extracción fue complicada, según explicaron los buzos a su llegada al puerto de Cullera. «Hemos sufrido bastante, ha habido un momento en que nos hemos quedado justos de oxígeno, pero finalmente la hemos sacado a la superficie», comentaba Óscar Pellicer.

Presentación conjunta

Según las primeras valoraciones del arqueólogo municipal de Cullera, Kike Gandía, su estado de conservación es «excelente». El ánfora está prácticamente entera y solamente le falta una asa. Los primeros indicios hacen pensar que se trata de una pieza del siglo II antes de Cristo, de origen grecoitálico de la época de la República.

Gandía detalló que no es la única pieza que se halla en el lugar. En los alrededores también se han apreciado restos cerámicos. El experto estima que el ánfora transportaba vino de Sicilia. Será el Museo Arqueológico Municipal de Cullera el encargado de aplicar el proceso de adaptación de la pieza para conservarla y, posteriormente, exponerla al público para su admiración y conocimiento.

La concejala de Patrimonio Histórico y Museos de Cullera, Amparo Jover Colubi, trasladó su felicitación al Club Delfín y al servicio municipal de Arqueología por este nuevo rescate y anunció que una vez la pieza esté en condiciones se realizará una presentación pública conjunta con la localidad vecina de Sueca.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook