30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El turismo es la asignatura pendiente de la Ribera Alta

Diechiocho de los treinta y cinco municipios de la comarca carecen de plazas de alojamiento para visitantes Solo existen once hoteles y diez casas rurales

El turismo es la asignatura pendiente de la Ribera Alta

El turismo es la asignatura pendiente de la Ribera Alta

La Ribera Alta es una comarca densamente poblada, con un alto índice urbano y dentro del ámbito de influencia del área metropolitana de València. Con 7 poblaciones por encima de los 10.000 habitantes y tres de ellas con más de 20.000, el turismo desempeña un papel muy secundario como actividad económica en la comarca, en comparación con la industria, la agricultura y otros servicios. De ahí que, en todos los indicadores de alojamiento, la comarca se sitúe claramente por debajo del peso que le corresponde a nivel poblacional, el 8,67 %.

Como resultado, la Ribera Alta ocupa la última posición entre todas las comarcas valencianas en términos de intensidad en alojamiento turístico, con una tasa de 4,75 plazas por 1.000 habitantes, muy lejos del promedio provincial de 35,46 y resultado de un porcentaje de tan sólo 1,16 del total de plazas de la provincia. Su ubicación intermedia entre la costa y las comarcas típicamente de interior le impide participar del turismo de litoral y sus recursos son insuficientes para competir en turismo rural.

Comenzando con la oferta hotelera, el peso de la comarca es la mitad del que le correspondería Sus 11 hoteles, cinco de ellos en Alzira, son en su mayoría de carácter urbano y dirigidos más a negocios que a turismo. Tan sólo dos de estos establecimientos son de 3 estrellas. La oferta hotelera se completa con tres hostales y cinco pensiones.

La oferta de casas rurales se limita a 10 casas, cuatro de ellas en Sumacàrcer. La comarca cuenta también con un albergue, ubicado en la localidad de Antella, con una capacidad máxima de 70 plazas.

La oferta de apartamentos es testimonial en la comarca. Son únicamente 20, repartidos entre 11 localidades, representando el 0,22 % del total provincial.

En el indicador de intensidad de alojamiento turístico, representado por la tasa de plazas por 1.000 habitantes, tan sólo Antella con una tasa de 58,22, gracias al albergue, y Sumacàrcer, con sus 4 casas rurales, superan el promedio provincial.

A destacar que 18 municipios de los 35 que componen la comarca, no disponen de ninguna plaza de alojamiento. También reseñable es la casi nula oferta en algunos municipios de mayor tamaño como Algemesí, con tan sólo 10 plazas procedentes de una pensión. Las 279 plazas de Alzira, suministradas casi en su totalidad por sus cinco hoteles, tan sólo le reportan una tasa de 6,27 plazas por mil habitantes.

Según datos de la Diputación de València (2017), la comarca acoge únicamente cuatro empresas dedicadas a ofertar actividades de turismo activo.

Su posición mejora en el ámbito del senderismo, siendo diez los PR ubicados en la comarca, cuatro de ellos en Alzira, que saca provecho de su área montañosa.

El turismo enológico tiene cierta presencia en el extremo noroccidental de la comarca, con tres bodegas ubicadas en Torís (2) y Montserrat (1), localidades muy próximas a la Hoya de Buñol.

Compartir el artículo

stats