07 de diciembre de 2018
07.12.2018

El piloto de un ultraligero sale ileso tras chocar contra un cable en Cullera

El hombre, un lituano de 60 años, trataba de levantar el vuelo cuando se produjo la colisión - El accidente provocó el corte de fluido eléctrico en la zona al afectar a la red de alta tensión

06.12.2018 | 22:04
El piloto de un ultraligero sale ileso tras chocar contra un cable en Cullera

El piloto de un ultraligero que trataba de alzar el vuelo en el amplio solar que albergará el denominado Manhattan de Cullera colisionó en la mañana de ayer con un cable de alta tensión y se precipitó al suelo. Por fortuna, el hombre, un ciudadano de nacionalidad lituana que reside en la ciudad turística de la Ribera Baixa, no sufrió heridas relevantes. La colisión, en cambio, provocó daños en la red eléctrica al romperse uno de los cables. Como consecuencia de ello las viviendas ubicadas en la zona se quedaron sin luz.

El accidente tuvo lugar en la zona en la que cada mes de agosto se instala el festival de música electrónica Medusa, en el margen izquierdo de la desembocadura del Júcar. El aparato estaba en plena maniobra de despegue cuando se dio de bruces contra los cables de alta tensión. Se quedó enganchado y un cable acabó cediendo. Como consecuencia, el choque provocó problemas leves en el suministro de fluido eléctrico de la zona, una situación que intentaron valorar y subsanar los técnicos de la compañía Iberdrola.

A pesar de la espectacularidad del accidente no hubo que lamentar daños personales aunque el susto fue muy grande. Algunos testigos temían que el piloto del ultraligero pudiera electrocutarse. Rápidamente acudieron al lugar de los hechos tanto agentes de la Policía Local como del Consorcio de Bomberos para prestar ayuda al conductor, que mostró a las autoridades una licencia de piloto de Lituania. La Guardia Civil ha abierto una investigación para comprobar si esa licencia de vuelo es válida en España.

La instrucción policial también ha de aclarar por qué razón el piloto escogió esa zona, conocida como la Bega, para despegar. Los vecinos dudan de que ese uso del solar sea legal dado que en otro municipio cercano de la Ribera Baixa, Albalat de la Ribera, existe un aeródromo especializado en el vuelo de ultraligeros. Cullera sí que es escenario de la práctica del parapente por las excelentes condiciones orográficas de la zona y un régimen de vientos favorable.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook