21 de diciembre de 2018
21.12.2018

Tala sus naranjos con la fruta en el árbol "cansado de perder dinero"

Las lluvias interrumpieron la recolección de las mandarinas y se quedó casi la mitad de la cosecha por recoger - "Me ha sabido mal cortar los árboles, pero estás harto y te ves impotente"

21.12.2018 | 04:15
Pepe Garcés muestra uno de los árboles talados con las ramas repletas de mandarinas de la variedad Orogrande.

«Que estés trabajando y encima te cueste dinero no puede ser, al final lo arrancarán todo». La cooperativa de Benifaió había recolectado 600 cajones (unos 9.000 kilos) del campo de mandarinas que José Garcés tiene en la partida de la Sangonera, en el término de Algemesí, cuando llegaron las persistentes lluvias. Quedaba casi un 50 % de la cosecha en los árboles, pero apareció el «pixat» y la cooperativa descartó coger más fruta. Garcés decidió cortar literalmente por lo sano. Contactó con unos conocidos interesados en la leña y, a cambio de esta materia prima, ha talado todos los naranjos de un campo de cuatro hanegadas. A sus 80 años y con gran parte de su vida dedicada a la agricultura -«a los 9 años ya me sacaban de la escuela para ir al campo y colaborar en la plantación del arroz con trabajos ligeros», recuerda- ha decidido tirar la toalla definitivamente. «Me ha sabido mal cortar unos árboles en plena producción. Sólo con que se mantuviera el campo lo hubiera conservado por distraerme, porque no sé estar parado, pero estás harto y te ves impotente porque los agricultores no podemos hacer ya más, lo corto porque no saco ningún beneficio», comenta Pepe Garcés, que ya no se plantea volver a plantar nada. Si acaso, cultivos de un año que no den demasiado trabajo.

Este agricultor de Benifaió no había asegurado la cosecha y, según relata, no se arrepiente. «Hace dos años me pasó algo parecido. Cogieron sólo la mitad de la fruta y de alrededor de 10.000 kilos me pagaron 400 euros cuando el seguro ya me costaba 500, no me interesa».
Garcés se muestra crítico con todos los partidos ya que considera que «ningún gobierno» ha apostado por el sector y lamenta especialmente el trato que recibe el agricultor en las inspecciones de trabajo que se están realizando. «A las personas que vamos al campo nos tienen como si fuéramos delincuentes, si pasa el helicóptero y ve una cuadrilla va la Guardia Civil y rodea todo el campo, sólo el susto que te llevas aunque estén todos asegurados ya no vale la pena», comenta.

Este campo de mandarina Orogrante apenas se vio afectado por el pedrisco y, según explica el propietario, la cosecha era de calidad. De hecho, incide en que pese al «pixat» de algunas naranjas, todavía quedaba mucha fruta en buenas condiciones, «pero no vale dinero», apostilla. La cooperativa todavía no ha practicado la liquidación, aunque augura que será escasa. Descartó recoger la fruta para industria ya que, según expone, si se tiene en cuenta el precio al que se paga y el coste de recolectar un cajón apenas queda margen de beneficio. «En esta cadena se paga a todos y si al final queda algo es lo que se lleva el agricultor», lamenta.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook