12 de enero de 2019
12.01.2019

¿Incendio extinguido?

Los vecinos de Sollana protestan por el humo que genera, 20 días después, la combustión lenta permitida en el segundo siniestro del vertedero ilegal

11.01.2019 | 22:59
El incendio de Sollana sigue expulsando humo que llega a la localidad por las tardes.

A pesar de que el pasado martes el incendio de la fábrica abandonada de Sollana fue declarado como extinguido y los bomberos suspendieron sus tareas de vigilancia y control, los vecinos siguen mostrando sus quejas por la gran cantidad de humo, que se convierte en enormemente molesto a ciertas horas del día, que sale del vertedero ilegal. 

En la mañana de ayer, este mismo periódico pudo comprobar «in situ» la situación en la que se encuentra el vertedero de la fábrica abandonada. El fuego se mantiene activo, aunque la combustión es lenta y el humo perjudica seriamente a la población. Los vecinos no han cesado de mostrar su disgusto a las autoridades locales.

La humareda, por las mañanas, se desplaza hasta zonas del Palmar, mientras que por las tardes se centra especialmente en la población de Sollana, al girar el aire a un Garbí que ya es temido por la ciudadanía. Cuentan los propios vecinos de Sollana que por la noche aún se pueden ver algunos focos de fuego dentro de las montañas de residuos que todavía sacan a la luz un humo denso.

A pesar de que el Consorcio de Bomberos de Valencia ha dado por concluido el servicio, se puede comprobar que la Policía Local sigue asistiendo repetidas veces hasta el lugar de los hechos para conocer el estado de una zona en la que convergen todas las miradas durante las dos últimas semanas.  

El humo es molesto, aunque no se puede considerar como tóxico, pero aún así son muchos los vecinos que han mostrado su malestar por la cantidad de restos que tienen que seguir tragando. Y ya son veinte días en esta situación. En la actualidad, el incendio de Sollana se está consumiendo con el llamado «efecto carbonera», es decir sin actuar sobre él y dejando que las montañas de residuos se vayan consumiendo poco a poco hasta que desaparezcan.

El Ayuntamiento de Sollana sigue buscando soluciones para evitar la molestia que está ocasionando el humo del incendio del vertedero de la fábrica abandonada de maderas entre la población.

Responsabilidad

La Conselleria d'Agricultura i Medi Ambient dio esta semana pasos firmes para depurar responsabilidades. Tras la apertura de un expediente administrativo sancionador, el gobierno valenciano mantuvo una reunión con los propietarios de las parcelas en las que se ubica el vertedero que sigue en combustión. Fuentes de la conselleria detallaron a Levante-EMV que la postura de la Administración es clara: son los propietarios de los terrenos quienes «deben vaciar las parcelas y trasladar los residuos a un gestor autorizado» para acabar de una vez por todas con el vertedero ilegal. La empresa que gestionaba la empresa de reciclaje de maderas se encuentra en concurso de acreedores, por lo que es un administrador externo el responsable.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook