14 de febrero de 2019
14.02.2019

Alzira plantará este año su primera falla "vegetal"

La Falla Sant Joan prepara un ninot hecho de carrizo, agua y productos naturales - El muñeco se puede contemplar en la Exposició del Ninot

13.02.2019 | 22:12
Imagen del «ninot» hecho con carrizo, junto a una sinopsis de su fabricación.

Incluso las fiestas más tradicionales de la cultura valenciana presentan espacio para la innovación más allá de los diseños arriesgados. La Falla Sant Joan de Alzira, que desde hace varios años aboga por la introducción de elementos más sostenibles en la creación de sus monumentos, ha llevado la apuesta un paso más allá esta vez con la creación de un «ninot» hecho de carrizo ( senill o canyís), una planta invasora que crece a la ribera de ríos y lagunas. Un material combustible y ecológico, que gracias al trabajo de escultura del artista fallero Dani Bertó se convertirá en parte del monumento que prepara este año la falla Sant Joan.

«Se trata de un corderito, el símbolo de Sant Joan, hecho con piezas planas, como si fuese un puzzle en tres dimensiones». Así definía Guillem Lancero, delegado del monumento de la Falla, el muñeco que representa a su agrupación en la Exposició del Ninot de Alzira, que hoy abre sus puertas en la Casa de la Cultura.

Según explicaba Lancero, desde su falla han querido diferenciarse de otra forma: «Somos una agrupación pequeña, por lo que hemos buscado singularizarnos en la fiesta mediante la apuesta por lo ecológico». Tras sorprender con varias ediciones de fallas alternativas „que despertaban admiración y recelo a partes iguales„, el año pasado quisieron crear un monumento con paja de arroz, como habían hecho algunas fallas de la capital valenciana. No les fue posible, así que se pusieron manos a la obra de cara a las fiestas de este 2019. «Nos reunimos con Lluís Blasco, un concejal de Carrícola que ha lanzado varios proyectos de agricultura ecológica, y se nos ocurrió la idea de utilizar el carrizo en la falla», relata Lancero. No había ningún precedente, ni un experimento o prueba que hubiese explorado la posibilidad, por lo que se encomendaron a las manos de Bertó para que ver si se podía crear un ninot con el material. «Nuestro único requisito era que tan solo utilizase productos naturales». El ayuntamiento de Carrícola suministró el carrizo triturado, y Bertó pudo crear un compuesto apto para moldear figuras. El resultado, un ninot hecho con el nuevo material, agua y productos como harina. «Es solo el primer año, si pudiésemos hacer toda la falla así en 2020 sería espectacular», avanza Lancero. Antes, queda por ver la acogida de la iniciativa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook