09 de marzo de 2019
09.03.2019

Almussafes evoca la historia de la mítica sala de baile y cine del pueblo

El ayuntamiento inaugura la muestra retrospectiva y estrena un documental sobre el local y la pista de patinaje

08.03.2019 | 21:59
Algunos de los asistentes a la exposición de la sala.

La Pista Patín es un auténtico símbolo de Almussafes. Fue durante tres décadas un elemento aglutinador de la vida social en la localidad y por este motivo el ayuntamiento de la localidad ha decidido homenajear públicamente a todas las personas que convirtieron a este establecimiento en todo un referente a nivel comarcal. En sus treinta años de trayectoria, pues permaneció abierto de 1944 a 1974, el local albergó una pista de patinaje, un frontón, un espacio para proyectar películas y una sala de celebraciones, baile y conciertos, por lo que por el mismo pasó prácticamente todo el vecindario. Esta circunstancia ha llevado al consistorio municipal a promover la organización de una exposición retrospectiva y la producción de un documental en el que se recuerdan algunos de los principales hitos de este negocio y las anécdotas más destacadas de las personas usuarias.

Incluidos en la agenda de actividades de la IV Semana por la Igualdad, se llevó a cabo tanto la inauguración de la muestra como el estreno de la obra audiovisual producida por el departamento de Comunicación del Ayuntamiento y la televisión municipal por Internet «Almussafes Web TV» y que lleva por título «Revivim la Pista Patín». Alrededor de 200 personas acudieron a este reconocimiento que sigue la estela de los ya realizados anteriormente, en los que se rindió tributo a los trabajadores y trabajadoras de Confecciones Valencia y Puchalt, SA y la Cooperativa Agrícola y Ganadera, en 2017 y 2018, respectivamente.


Treinta años de recuerdos

La sala de exposiciones del Centro Cultural acoge hasta el 22 de marzo la exposición retrospectiva sobre este tema, una muestra formada por 130 fotografías antiguas y por numerosos elementos relacionados con este emblemático local comercial. Los y las visitantes podrán rememorar cómo eran las sillas, las lámparas, la barra, los delantales y los menús de boda, entre otros objetos. También se exponen los planos originales de la sala ribereña, un velo de novia, una foto de Antonio Machín dedicada a la propietaria del negocio, Manolita Rodrigo, y un escudo de Almussafes pintado por el primer propietario, Rafael García, que se utilizó durante muchos años en actos públicos celebrados tanto dentro como fuera de la infraestructura.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook