14 de abril de 2019
14.04.2019

En defensa de pascual peralt

13.04.2019 | 21:54

El pasado domingo día 7, leíamos atónitos en este periódico que José Luis y Emilio Pérez, hijos de Pascual Pérez, abanderan una iniciativa para que en el Certamen Nacional de Teatre Amateur Ciutat de Carcaixent se elimine el nombre del Premi Pascual Peralt.

Y es por esta razón que estamos enojados, porque el nombre de Pascual Peralt está en el premio dada la gran trayectoria cultural en general y teatral en particular, que ha desarrollado a lo largo de su vida y que ha influido en la cultura del pueblo de Carcaixent. Desde niño, su padre lo subió a un escenario y ya no bajó hasta el día 17 de Agosto de 2006, fecha en que murió.

Fue cofundador del grupo Àgora (mencionado en el artículo) en el año 1952, con amigos que posiblemente no comulgaban con las mismas ideas, pero eso nunca fue obstáculo para su amistad ni para la elección de obras, como lo demuestran todos estos títulos : «La Mordaza», de Alfonso Sastre en 1962, «Andorra», de Max Frisch en 1971, «Tango», de Slawomir Mrozek en 1978, «El triciclo», de Fernando Arrabal en 1982, «La boda de los pequeños burgueses», de Bertold Brech en 1984, entre otros. Autores no apreciados precisamente por el régimen franquista. Fruto de ese trabajo son los premios que alcanzaron algunas de estas obras en ciudades como Oviedo, Ciudad Real y Guadalajara.

Su preocupación fue siempre que Àgora perdurase en el tiempo. Nunca en ensayos, cenas o tertulias del grupo aleccionó en ningún sentido político a las muchas generaciones que hemos pasado por sus enseñanzas teatrales, y es un orgullo el haber compartido escenario con este gran actor.

Consiguió que el consistorio municipal en el año 1984 aceptase para el teatro municipal el nombre de «Don Enrique», resaltando la calidad humana de Don Enrique Pelufo no solo como sacerdote, sino también como persona.

Fue el creador e impulsor en el año 1985 de la Mostra de Teatre Escolar, contando con el beneplácito del gobierno municipal. Mostra pionera en la Comunidad Valenciana, consiguiendo que participaran por igual todos los colegios públicos y privados de la ciudad. Siempre decía que impartiendo el teatro desde pequeños se estaba forjando la personalidad, la cultura y el civismo de la gente. La muestra va ya por su 33 edición.

De sus actividades como profesor del reconocido colegio San Antonio de los Padres Franciscanos, cabe destacar las zarzuelas y obras de teatro que preparaba con sus alumnos, de donde salieron numerosos actores y actrices para Àgora y algunos incluso para el teatro profesional.

Y qué decir de su paso como oficial del Ministerio de Justicia. No cabrían en este periódico los nombres de las personas a las que ayudó, los problemas que les solucionó, los papeles que les tramitó y por todo ello el respeto que disfrutó de sus conciudadanos.

Por toda esta vida llena de trabajo y abnegación Àgora solicitó, en el año 2000 al ayuntamiento, la concesión de la Medalla de Oro de Carcaixent. Y así se aprobó con el voto unánime de todos los partidos que conformaban, en ese momento, el consistorio.

Y ahora, tenemos que leer: «no se puede homenajear a un delator». Son palabras muy pero que muy duras para decírselas a una persona como Pascual Peralt, cuyo perfil hemos descrito.

En el primer mandato democrático y siendo alcalde Vicent Plá (PSOE), Pascual Peralt hizo público su voto diciendo : «mentrestant ho faces bé amb el teatre i la cultura, tindrás el meu vot». En los años en que José Luis Pérez fue concejal del PSOE, ¿no vio la afinidad y la buena relación de Pascual Peralt con sus correligionarios de partido? En el año 2000 cuando se le concede la Medalla de Oro, ¿por qué los hermanos Pérez no dijeron nada? En el año 2007 se inició el Certamen Nacional de Teatro Ciutat de Carcaixent, ¿por qué los hermanos Pérez siguieron sin decir nada? Además hace ya trece años que murió y no queda nadie de su familia de aquella época que lo pueda defender. Los hermanos Pérez, sin memoria histórica durante tanto tiempo, ¿por qué la han recuoerado ahora?

Por desgracia, en aquella guerra civil- incivil-, en los dos frentes, hubo familias que sufrieron y perdieron a alguno de sus miembros (incluido P. Peralt) y a todos, a todos ellos nuestro máximo respeto.

El Premi Pascual Peralt lleva ese nombre como reconocimiento a la memoria de una persona que ha sido referente de la cultura y el teatro de Carcaixent.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook