24 de mayo de 2019
24.05.2019

Alzira se niega a aceptar que más de 50 autobuses crucen la ciudad a diario

? El ayuntamiento recurre tres de los proyectos del mapa de transporte de la conselleria ? Alerta además del riesgo de colapso circulatorio en el hospital

23.05.2019 | 23:06
Un pasajero espera en la terminal de autobuses de la CV-50.

El gobierno tripartito de Alzira ha acordado interponer un recurso de reposición contra tres de los proyectos del nuevo mapa de transporte público interurbano diseñado por la Conselleria de Obras Públicas, Transportes y Movilidad para evitar que más de medio centenar de autobuses pasen a diario por el centro urbano en dirección o procedentes del Hospital de la Ribera. El consistorio pretende que la conselleria revise el itinerario de las líneas al considerar que el recorrido previsto sin un consenso previo supone una intromisión en una competencia que es municipal y puede además representar una competencia directa para el servicio de transporte urbano que presta el ayuntamiento. Con todo, el recurso municipal incide en los tres casos en que la conselleria no ha tenido en cuenta las condiciones de la única parada de autobuses que hay en el hospital y alerta de que, mientras ésta no se modifique, incrementar el paso de autobuses por un recinto interior en el que la circulación ya es de por sí «complicada» puede producir «un colapso circulatorio no deseado».

El ayuntamiento ha acordado recurrir los tres lotes del proyecto de servicio público por carretera que afectan a Alzira -el que conecta los municipios de la Ribera Alta con el hospital, la concesión que abarca la Ribera Baixa y la de la Safor Nord, que incluye un trayecto de la Barraca d'Aigües Vives al centro sanitario- ya que, en conjunto, suman diez líneas de autobús que pasan por el interior del núcleo urbano de Alzira con tres frecuencias diarias en unos casos con dos en otros, lo que representaría introducir más de medio centenar de autobuses diarios por dentro de Alzira. «Esperamos que la conselleria admita estos recursos de reposición y no nos obligue a interponer un contencioso porque el gobierno municipal tiene claro que no va a consentir que se aumente la circulación de vehículos por el interior del casco urbano ya que afectaría a la fluidez del tráfico, lo que va en contra de las políticas que hemos aplicado estos cuatro años para conseguir que en Alzira no se produzcan retenciones», explicó ayer el concejal de Gestión Urbanística, Fernando Pascual.


Terminal de la CV-50

El ayuntamiento reivindica que las líneas interurbanas utilicen la terminal de autobuses de la CV-50, «que se encuentra a apenas 300 metros del centro de la ciudad», incidió el edil, donde los pasajeros que se desplacen a otras zonas del casco urbano pueden enlazar con el servicio de transporte municipal.

Las alegaciones alertan de que los proyectos de la conselleria contienen «muchas previsiones» en el casco urbano, donde el ayuntamiento tiene atribuidas «en exclusiva» las competencias en materia de transporte de personas, que no se pueden vincular a futuros acuerdos para compartir espacios.

«(el proyecto) dice que el incremento del número de paradas en el interior del casco urbano es algo que facilita la accesibilidad del transporte, y que en caso de coincidir con las existentes, se mejora el servicio al ciudadano. En este momento, las paradas que hay son las que se necesitan y no se precisan más. Con independencia de que estamos ante una competencia municipal, el contemplar sin más nuevas paradas y más autobuses donde ya hay una parada, lo que puede hacer es que el actual servicio urbano sea inviable por la reducción en el número de pasajeros, cuando además los nuevos usuarios procedentes del servicio interurbano puede aprovecharse, sin mengua del servicio, del transporte urbano existente», exponen los técnicos en el informe que sirve de base a este recurso inicial.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook