La recreación histórica del desembarco de Dragut en Cullera y el Mercado Pirata que acompaña a esta actividad lograron atraer el año pasado a 14.000 personas entre vecinos y visitantes, un éxito de público a pesar de las malas condiciones meteorológicas que se dieron aquel sábado. Por ello, este año el ayuntamiento ha decidido ampliar el evento a dos días con el fin de que más gente pueda disfrutarlo y maximizar así el impacto económico.

Este sábado y domingo Cullera revivirá el ataque del temido pirata. Los dos pases se iniciarán a partir de las 19 horas. Tras la interpretación musical del «Despertar de Cullera» en la Casa de la Enseñanza, los piratas, armados con lanzas, espadas y gumías, aparecerán por sorpresa en el embarcadero de la calle del Riu a bordo de un barco en lo que era el antiguo puente de barcas sobre el Xúquer. Desde allí iniciarán su incursión en la ciudad mientras siembran el terror por la zona centro. En la plaza de España tendrá lugar el secuestro de la doncella, prolegómeno de la batalla entre saqueadores y soldados del rey que se producirá en el Patio de la Iglesia. La gran batalla final se desarrollará en los Jardines del Mercado Municipal.

«Dragut torna a Cullera» recrea con fidelidad los sucesos que ocurrieron el 25 de mayo de 1550 cuando el pirata penetró por el río hasta la Vila y asedió y secuestró a mujeres y niños, llevándose un cuantioso botín a cambio de la liberación de estos.

Esta política de eventos basados en la historiografía local permite atraer a un flujo de visitantes que dinamizan al sector turístico al mismo tiempo que difunden episodios significativos que han marcado el devenir de Cullera, señala la concejala de Patrimonio Histórico en funciones, Amparo Jover. El grupo teatral Fandango de Cullera aporta nuevamente el elenco de intérpretes. La agrupación compuso el año pasado «El despertar de Cullera», una canción dedicada al mítico pirata para que su leyenda también se pueda cantar. La recreación del pirata se enmarca dentro del Programa 52 de la concejalía de Turismo, un conjunto de acciones impulsadas por el consistorio que buscan dinamizar y desestacionalizar el turismo de Cullera.

La cueva de Dragut

Cullera es el único municipio de la península con un museo dedicado a la piratería. Está situado en la misma cueva en la que Dragut se escondió con sus hombres antes de atacar y cuenta con un recorrido que narra la forma de vida de los piratas en aguas del Mediterráneo del siglo XVI. Allí se pueden encontrar todo tipo de artefactos piratas de la época e incluso una réplica a tamaño real de la galera que usó Dragut para asaltar Cullera.