18 de junio de 2019
18.06.2019
Picaduras

Vecinos de Alzira protestan por la desprotección ante la plaga de mosquitos tigre

Una de los afectados ha sufrido tres infecciones en un mes - "Parece que nuestra única opción es esperar a que pase el verano", protestan

17.06.2019 | 22:41
Vecinos de Alzira protestan por la desprotección ante la plaga de mosquitos tigre

En estos primeros días de calor estival, disfrutar de un rato al fresco en alguna de las muchas terrazas de Alzira se ha convertido en una actividad de riesgo por la proliferación de mosquitos tigre y moscas negras. Son muchos los vecinos y vecinas de la capital de la Ribera, y de toda la comarca, que están sufriendo prácticamente a diario picaduras de mosquitos tigre y moscas negras, en ocasiones con consecuencias tan espectaculares como dolorosas. Es, por ejemplo, el caso de R., una vecina de la localidad que en el último mes, además de las muchas picaduras de los mosquitos comunes, ha sufrido tres mordeduras que le han provocado, en las tres ocasiones, un hinchazón «exagerado» por toda la zona y bolsas de líquido en la piel.

Y lo peor, comenta, es la perspectiva de todo un verano así. «Prácticamente cada vez que sales, a alguien le pasa algo parecido», lamenta. De hecho, su propio padre también ha sufrido picaduras con reacciones parecidas. El pasado viernes un mosquito fue a picarle cerca del lagrimal del ojo derecho, y pasó, cuenta, todo el fin de semana con la cara hinchada. «Con antibióticos y pomada al final los efectos se han reducido, pero mientras tanto ha sido muy molesto», protestaba. En los mismos términos se expresaba su hija: «Tengo la pierna como una bota, no puedo ni tan siquiera ponerme unos zapatos».

La incidencia de las picaduras con reacciones dermatológicas más graves de lo que era normal se ha multiplicado en este inicio de verano. «Está toda Alzira así», explica esta familia, enumerando casos de otros familiares y amigos con sarpullidos, escozores y bolsas de líquido. «Y parece que nuestra única opción es, simplemente, esperar a que pase», sentencian ante la perspectiva que se presenta en los próximos meses.

Mejor atención médica

Mientras tanto, demandan que se mejore la asistencia a los vecinos y vecinas que se presentan en los centros de salud locales con picaduras de diferente tipo. Respecto a este punto protesta la madre de R.: «Necesitamos una atención en Alzira como es debido». Según valora, el protocolo que se está poniendo en práctica con las picaduras no contempla las infecciones que se están produciendo en estos primeros meses de verano. «Y con una pomada y un antiestamínico, que es lo que nos están recetando en Alzira, no es suficiente», protesta su madre, enfermera de profesión.

Por otro lado, el papel divulgativo sobre las picaduras de mosquito que están repartiendo en el ayuntamiento a los afectados y que le dieron a R. contempla las reacciones comunes, consistentes en una rojez e hinchazón localizada o algo más extensa, y los casos más graves, que incluyen dificultad para respirar, dolor en el pecho o bajadas de tensión, entre otros síntomas. No se mencionan los enormes sarpullidos que han sufrido algunas personas, o las bolsas de líquido con las que R. se presentó en el ayuntamiento. «Parece que lo dan para no hacer tapón. Nos dijeron que estaban colapsados», explica su familia. En el caso del marido, para tratar la picadura que sufrió junto al ojo le aplicó gel, pomada y antibióticos que le recetaron en una consulta en Gandía.

Así las cosas, según cuentan, se dirigieron a la administración de Salut Pública para protestar por la situación y las picaduras masivas. Allí les comunicaron que se trata de una situación común en toda la comarca, y que la legislación impide tratamientos por ser contaminantes. «Yo me puedo considerar ecologista, pero es que no puedes ni salir a pasear», señaló a este periódico R. Ante esta plaga de mosquitos tigre y mosca negra, de momento solo queda refugiarse en casa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook