27 de junio de 2019
27.06.2019
Fauna

La cabra montés se integra en el paisaje urbano de Sumacàrcer

Un joven macho se deja ver al menos tres veces en menos de una semana junto a zonas habitadas del pueblo - Los animales se acercan al río en busca de agua tras un mes entero sin registros de lluvia

27.06.2019 | 04:15
El ejemplar de cabra montés que se ha dejado de ver por el entorno de Sumacàrcer durante la última semana.

Treinta y dos días consecutivos sin rastro de lluvias -hasta ayer, que se registraron leves precipitaciones- y cada vez con temperaturas más altas han propiciado que, de nuevo, ejemplares de cabra montés se acerquen al núcleo urbano de Sumacàrcer supuestamente en su camino hacía el cauce del Xúquer en busca de agua. A plena luz del día, aunque normalmente en horas en que reina la tranquilidad, un macho aparentemente joven se ha dejado ver tres días en menos de una semana en un extremo de la calle San Cayetano, una zona conocida en el pueblo como Derrecases, que conecta con la calle Calvari que baja al río.

La presencia de cabras montés en las montañas de Sumacàrcer es conocida y, de hecho, esta fauna salvaje ha pasado de dejarse ver en torno a la carretera de Navarrés a entrar en ocasiones con total descaro en núcleos urbanos, como ya sucedió hace justo un año en esta misma localidad, cuanto un ejemplar joven sorprendió a los vecinos correteando por la avenida Xúquer y el mirador del río. En Antella, por su parte, se detectó la presencia de ejemplares que se acercaban al patio del colegio en busca de restos de bocadillos en las papeleras.

La cabra salvaje se ha expandido progresivamente desde estas montañas y, como ya adelantó Levante-EMV, a principios de año dos aficionados a la fotografía de Villanueva de Castellón consiguieron documentar la presencia de una colonia formada por al menos cinco ejemplares en torno a la vieja fortaleza que da nombre el municipio: el Castellet.

En el caso de Sumacàrcer, el ayuntamiento ha solicitado en diversas ocasiones a la Conselleria de Medio Ambiente que elabore un censo que permita tener una estimación de las cabras que hay en las montañas del término municipal con el objetivo de valorar si hay un exceso y, al mismo tiempo, conocer si se trata de una población estable asentada en esta zona. Cabe recordar que la presencia de esta fauna provoca daños en los campos, ya que las cabras suelen comerse los brotes más tiernos e incluso los árboles más jóvenes, lo que en determinados momentos ha provocado las quejas de los agricultores, que para evitar la acción de las cabras se han visto obligados a vallar sus parcelas, con el consiguiente desembolso en un momento en que la agricultura no atraviesa un buen momento.

Visitas recurrentes

Fermín García, vecino de Sumacàrcer aficionado a la fotografía, detectó el pasado martes por primera este ejemplar joven, un macho, en el entorno del núcleo urbano, y lo volvió a encontrar en la misma zona tanto el sábado como el domingo a mediodía.

El exalcalde de Sumacàrcer, Txema Peláez, que también forma parte de la actual gobierno municipal como concejal, señaló que continúa sin saber qué población de cabras puede haber en las montañas. «No sé si hay ya un censo», lamentó en referencia a las peticiones que ha elevado, mientras admitía que «cada vez se acercan más al pueblo para beber».

La estación de la red Meteoclimàtic en Sumacàrcer computaba hasta ayer 32 días consecutivos sin lluvia. Los pluviómetros han recogido en lo que va de año 199 litros por metro cuadrado en esta localidad de la Ribera Alta, un registro inferior al que el histórico de Aemet consideraría normal (293 l/m2) a estas alturas del año, con el agravante de que la mayor parte de esas precipitaciones se registraron en unos pocos días, durante el temporal del mes de abril, que dejó en Sumacàrcer 142 l/m2. El balance climático de la primavera publicado por Aemet habla incluso de un superávit de lluvia en esta estación como consecuencia de ese episodio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook