09 de julio de 2019
09.07.2019
Problemas

Una nueva plaga de insectos invade ahora numerosas piscinas de Sueca y Cullera

Los encargados de mantenimiento comienzan a tratar el agua con productos químicos ante el temor levantado entre los usuarios - Las picaduras también son dolorosas, aunque de carácter leve

09.07.2019 | 00:16
Una nueva plaga de insectos invade ahora numerosas piscinas de Sueca y Cullera

Cuando buena parte de los vecinos de la comarca de la Ribera siguen todavía conmocionados por la virulencia que ha cobrado este año la plaga del mosquito tigre y la mosca negra, que ha requerido esfuerzos extraordinarios por parte de los ayuntamientos para aminorar los efectos de unas picaduras que han llevado a cientos de personas hasta los centros de salud, los usuarios de las piscinas de urbanizaciones y chalés diseminados por el litoral de El Perelló, Sueca, el Mareny de Barraquetes y Cullera se han visto sorprendidos en los últimos días por la aparición de otro insecto que también ofrece una mordedora dolorosa, aunquede carácter más leve. Algunos encargados del mantenimieno de las piscinas y los administradores de fincas ya iniciciaron anoche el tratamiento ante las numerosas quejas que ha levantado esta nueva plaga.

Ese insecto, que algunas fuentes identifican como pulgas de agua, era muy característico de los arrozales del Parque Natural de l'Albufera, pero esta vez se ha desplazado de su territorio natural hacia la zona urbanizada del litoral. Desde que se han generalizado los tratamientos y fumigaciones contra los mosquitos tigre y la mosca negra, algunos profesionales inmobiliarios aseguran que las piscinas comunitarias de urbanizaciones y chalés de la costa están teniendo serios problemas con otros insectos. «La amenaza que ahora más les inquieta es la de la Daphnia, más conocida como pulga de agua», aseguraron ayer a Levante-EMV.

Los insectos han aparecido a cientos en las piscinas, según puede comprobarse en el vídeo que puede consultarse en la página web de este periódico. Los encargados del mantenimiento de las piscinas interpretan que estos minúsculos animales «han visto amenazada su subsistencia especialmente entre los arrozales y han buscado nuevos habitas instalándose principalmente en las zonas menos profundas y más cercanas a la costa de la Ribera Baixa».

Ese tipo de insecto que se ha detectado en las piscinas de Cullera y Sueca se reproduce a una velocidad vertiginosa. El personal encargado del mantenimiento sostiene que «son inmunes a los desinfectantes y no se acaba con ellos ni con el cloro ni con bromo que suelen utilizarse para mantener la salubridad de las piscinas de las urbanizaciones de apartamentos turísticos. Otras fuentes, en cambio, descartan que se trate de pulgas de agua, puesto que este tipo de insectos son milimétricos y, por tanto, poco perceptibles al ojo humano. Expertos consultados por este periódico también subrayan que las pulgas acuáticas, conocidas vulgarmente como dafnias, no pueden moverse a la velocidad que se desprende de las imágenes del vídeo. No nadan con esos parámetros, sino como dando altos, de ahí que hayan adoptado el nombre de pulgas.

El caso es que los insectos que han aparecido en el litoral de Sueca y Cullera muerden a las personas, según aseguraron ayer varios ciudadanos. Causan picaduras que son generalmente leves  pero dolorosas. En este supuesto, parece imposible que se trate de la clásica pulga de agua, dado que este tipo de animales carece de picadura. Su organismo no está capacitado para estos fines. Se alimentan básicamente de fitoplancton, aunque también ingerir microorganismos como protistas y bacterias, así como materia orgánica disuelta.

Preocupación vecinal

La aparición de los insectos ha provocado desasosiego. No son pocos los residentes de las urbanizaciones de apartamentos qe han que renunciado a disfrutar de las piscinas pese al intenso calor que se ha registrado en la comarca durante los últimos días.

Algunos administradores de fincas han comenzado a aplicar (los primeros tratamientos se llevaron a cabo anoche) un producto especial cuyo coste por litro suele estar entre los 25 y 30 euros teniendo. Se trata como mínimo tres o cuatro veces al día. Ellos aseguran que con esa solución se dará in a la nueva plaga de insectos en la Ribera.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas