15 de septiembre de 2019
15.09.2019

Recuerdo imborrable de Camilo Sesto

El célebre cantautor, fallecido hace una semana, visitó en dos ocasiones (años 2000 y 2002) la Ribera con motivo del Premio Nacional de Alberic, que reunía a celebridades de diferentes campos

14.09.2019 | 20:37
Camilo Sesto, recogiendo su premio en el año 2002.

Vínculo con la comarca. En una época en la que Alberic quiso que su nombre se diera a conocer por todo el territorio español, nacieron unos premios que reconocían la trayectoria de algunos personajes famosos. Una estrategia para atraer a algunos de los más importantes escritores, cantantes, cómicos o actores del momento. Camilo Sesto repitió como galardonado dos años no consecutivos y no perdió la oportunidad de visitar la Ribera.

Nació como Camilo Blanes Cortés aunque el gran público le apellidó Sesto durante una buena parte de su carrera musical. Hace una semana que el cantautor alcoyano falleció a causa de una complicación renal pero para la memoria quedarán muchas de sus canciones. Incluso figurará en los anales de la comarca su paso por los premios que Alberic le entregó en los primeros años de la década de los 2000. Un recuerdo imborrable para aquellos que le vieron de cerca.

Y es que Camilo Sesto tuvo un protagonismo más que destacado en la comarca durante aquellos años. No obstante, el origen de su visita a tierras ribereñas se remonta varias décadas atrás. Concretamente a las primeras legislaturas de la democracia. En Alzira, el alcalde Francisco Blasco promovió, junto al periodista y editor Bernardo Moragues, una gala de premios que reuniera a algunos de los personajes más famosos del panorama nacional en diversos campos. Su vida fue más bien efímera, pero llevó a la capital de la comarca a figuras como al célebre escritor Camilo José Cela o Alfonso de Borbón (nieto del rey Alfonso XIII de España), entre otros.

Varias décadas después, Enrique Carpi repescó la idea cuando era alcalde de Alberic. El propio Moragues estuvo también involucrado en el proyecto. La idea era la misma: promocionar la población atrayendo grandes celebridades bajo la premisa de repartir una serie de galardones. Así nació el Premio Nacional Alberic.

Era la madrugada del 25 de junio del año 2000 y en la lista de galardonados figuraban nombres como Alejandro Sanz, Niña Pastori, Enrique Ponce, Santiago Grisolía, Ángel María Villar, Francis Montesinos, Vicente Ruiz «El Soro», Luis Dámaso Alonso, Pedro Cortés (lamentó por la final de Champions perdida por el Valencia frente al Real Madrid y prometió regresar a Alberic con el trofeo en el futuro), Arévalo, Vizcaíno Casas....y Camilo Sesto. Las ausencias fueron numerosas. Buena parte de los invitados no acudió a la gala y delegaron en otras personas la recogida del premio. Así que cuando el cantante alcoyano escuchó su nombre no pudo reprimir un sincero: «Yo sí que he venido».

Regreso


El deseo de un eufórico Carpi era que, pasada esa primera gala, los famosos guardasen un gran recuerdo de Alberic y creciera una relación con la localidad ribereña. En el caso de Camilo Sesto, podría decirse que así ocurrió. En la tercera edición de los premios, ya en el año 2002, el célebre cantautor regresó a Alberic. En aquella ocasión, compartió protagonismo con otro presidente del Valencia (Jaume Ortí sí llevó a la localidad una copa, la Liga conseguida por Benítez), Carolina Ferre, Andreu Buenafuente, Ximo Rovira, Amadeo Carboni, Emma Suárez, Miguel Ríos, Tony Leblanc o Santiago Segura.

En tres años, Camilo Sesto estuvo en dos ocasiones en Alberic, en el que supone el vínculo más especial de un mito de la música con la comarca.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook