La Fiscalía solicita penas de nueve años de prisión para dos hombres a los que acusa de intentar matar a un indigente de una brutal paliza el 29 de mayo de 2017 en una vivienda de Algemesí. Ésta se produjo, supuestamente, porque les había robado dinero y heroína, según aseguraron fuentes judiciales. La víctima llegó a estar varios días en coma en el hospital.

La Audiencia Provincial de València juzgará hoy a los dos varones que fueron detenidos por la policía como presuntos autores de la paliza. Ésta se produjo hace más de dos años, como informó en su momento Levante-EMV. El indigente tenía 44 años en el momento en el que recibió la agresión, que se produjo en el habitáculo que ocupaba en el barrio del Raval de Algemesí. Santos, como se le conoce popularmente, recibió una cantidad de golpes tanto en el rostro como en la cabeza. Según la acusación pública, los acusados le propinaron multitud de golpes con palos de madera y un ladrillo en la cabeza y otras partes del cuerpo. Además, uno de los agresores llegó, supuestamente, a introducirle un palo de madera en un ojo que acabó perdiendo.

El suceso se produjo a plena luz del día. Fue a media tarde cuando se recibió una llamada al teléfono de emergencias 112 para dar cuenta del suceso, aunque algunas fuentes afirmaron en su momento que el ataque se produjo horas antes. Una ambulancia trasladó al herido al Hospital de la Ribera. El servicio de Urgencias se hizo cargo de él. Presentaba diversas fracturas óseas y politraumatismos por todo el cuerpo, aunque de manera especial en la zona del cráneo, donde los agresores centraron buena parte de sus golpes. Una semana después, todavía se encontraba ingresado en el centro alcireño, concretamente en la UCI, donde permaneció en estado estable pese a la gravedad de sus heridas durante un tiempo.

La Policía abrió una investigación para esclarecer el motivo que provocó la paliza al indigente de 44 años, con la hipótesis de una supuesta deuda de drogas como principal. En cuestión de horas se practicó una primera detención y durante los días siguientes se mantuvo abierta la posibilidad de a apresar, como mínimo, a una segunda persona, ya que se presumía que la agresión había sido perpetrada por más de un individuo. Finalmente, son dos las personas que se enfrentan a nueve años de prisión, pena que reclama la Fiscalía.

Santos llegó a València apenas unos años después de nacer. Allí creció y estudió al cuidado de su abuelo. Encontró trabajo en el sector de la construcción, pero hace unos años todo se torció para él. Perdió el empleo, a su familia y se arruinó. Cambió de aires y se mudó a Algemesí, hace más de cinco años. Por sus calles ha mendigado para sobrevivir gracias a la caridad de los vecinos. Tras la agresión acontecida hace más de dos años, estuvo varios días en coma en un hospital y sufre graves secuelas.