La «baixada» de la mare de déu del Lluch desde el santuario de la Muntanyeta al núcleo urbano abrió ayer la semana grande de la patrona. Como es habitual, los costaleros de la cofradía bajaron a hombros a la Mare de Déu del Lluch por el camino del calvario y, al pie de la Muntanyeta, acudieron a saludar a la patrona las imágenes del Salvador y Sant Llorenç. Los actos religiosos se concentran hoy en la parroquia del Lluch, donde permanecerá la imagen de la Moreneta hasta el próximo sábado. La fiesta mayor tendrá el próximo domingo, con la representación de la Troballa y la Processoneta del Matí, entre otros actos.