Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La planta de compost ya reduce a casi el 50 % la basura no reaprovechable

? El primer reactor ya trabaja a pleno rendimiento y el Consorcio Ribera-Valldigna prevé tener acabado el segundo para primavera ? La antigua instalación generaba un mínimo del 58 %

La planta de compost ya reduce a casi el 50 % la basura no reaprovechable

El primer reactor de la nueva planta de compostaje que el Consorcio de Residuos Ribera-Valldigna activó el pasado mes de junio ya funciona a pleno rendimiento y ha permitido reducir sustancialmente el nivel de rechazo que sale de la planta de Guadassuar -el residuo que tras el proceso de selección y valorización se deriva a vertedero-, que ya se sitúa en torno al 50 %, según detalló ayer la gerente del ente que gestiona los residuos de los 51 municipios incluidos en esta demarcación, Eva Fornes. La entrada en servicio de esta moderna instalación, con capacidad para tratar a la vez 6.000 toneladas, ha permitido mejorar los registros de la vieja planta de compostaje del consorcio, un infraestructura obsoleta y con muchas carencias, especialmente durante su última etapa de vida. El consorcio cifraba el nivel de rechazo con esta instalación en torno al 58 %, si bien su mal estado provocó que en algunos momentos se produjeran repuntes significativos. Con la entrada en servicio del segundo reactor, actualmente en construcción, el nivel de rechazo deberá reducirse por contrato al 40 %, aunque no se descarta que incluso se pueda aminorar algo más esta cifra.

La planta de compostaje es una de las tres instalaciones con las que debe contar el Consorcio Ribera-Valldigna para ser autosuficiente en la gestión de los residuos que se generan en su demarcación. La nueva planta de tratamiento y selección está en funcionamiento desde noviembre de 2016 mientras que, por lo que respecta al vertedero, la tercera infraestructura que cierra el ciclo, todavía falta por decidir la ubicación. El consorcio se encuentra a la espera de recibir un estudio técnico sobre las dos posibles opciones que había sobre la mesa, Tous o Guadassuar, tras la negativa generalizada del resto de ayuntamientos a aceptar la instalación.

El ente ha invertido trece millones de euros en esta planta que transforma la materia orgánica en compost que se vende como abono para el campo. La entrada en funcionamiento del segundo reactor, prevista para la próxima primavera, permitirá mejorar la calidad del compost que se genera al ampliar el proceso actual con una segunda fase de maduración que complementará la de fermentación que tiene lugar en el primer reactor. La planta realiza un doble proceso de afino para eliminar impurezas que ahora se suceden en el tratamiento y que en el futuro se distanciarán. El primer proceso de afino intermedio se realizará al salir la materia orgániza del primer reactor mientras que el afino final completará el proceso tras pasar por el reactor de maduración.

En base a los datos del consorcio, la planta ha tratado en el primer trimestre completo en funcionamiento, de julio a septiembre, algo más de 26.000 toneladas, siendo julio el mes con un mayor volumen con 10.000. El proceso realizado permitió que ese mes salieran 1.300 toneladas de compost en lo que se considera un período de transición mientra que en agosto, a pesar de tratar un volumen inferior con 8.400 toneladas de materia orgániza, se generaron 1.800 de bioestabilizado o compost.

Compartir el artículo

stats