07 de noviembre de 2019
07.11.2019

Salom expulsa al portavoz del PP y toda la oposición abandona el hemiciclo

? Compromís defiende que el acalde de Carcaixent aplicó la ley tras advertir a Ferrer en tres ocasiones ? La derecha califica de «dictatorial» esa actitud

06.11.2019 | 22:58
Concejales del Partido Popular en el pleno de Carcaixent, en una imagen de este año.

Los plenos municipales se caldean cada vez más a medida que se acercan las elecciones. Si hace una semana era el alcalde de Alzira, Diego Gómez, el que expulsó al portavoz del Partido Popular, José Andrés Hernández, ayer ocurrió lo mismo en Carcaixent. Francesc Salom instó a Salvador Ferrer a abandonar el hemiciclo tras advertirle, hasta en tres ocasiones, de que se ciñiese al tema que se debatía. Tras ello, el resto de la oposición siguió sus pasos en lo que calificaron como un acto de solidaridad.

Tanto Compromís como los tres partidos de la oposición coinciden en que Salvador Ferrer tomó la palabra en nombre de todos los grupos de la oposición y fue amonestado hasta en tres ocasiones antes de que Salom le expulsase del pleno. Para los nacionalistas, el alcalde se ciñó al reglamento; por contra, para PP, Ciudadanos y UxC fue una actitud «totalmente abusiva y dictatorial».


«El IBI era mayor con el PP»

Salom consideró que el líder popular se desvió del debate, que en esencia era la aprobación o no de la urgencia de la convocatoria, en la que iban a aprobar la modificación de las ordenanzas fiscales, al hacer alusión a los sueldos del equipo de gobierno y del personal de confianza. Algo que la oposición consideró su defensa de la postura contraria a la urgencia del pleno. En ese sentido, incidieron en que éste se convocó en la tarde del martes «sin dar un margen de tiempo para estudiar la documentación que, por otra parte, no se había facilitado como tocaba, sobre todo tratándose de un tema de tanta importancia como una subida masiva de los impuestos».

«Sabíamos que se oponían a la propuesta pero como representantes públicos que son, tenían la obligación de defender su postura, en el espacio de debate que es el pleno municipal y no lanzarse enseguida a hacer populismo en las redes sociales, que parece que es su procedimiento habitual», lamentó Salom.

Según explicó Compromís, las odenanzas fiscales quedaron de la siguiente manera: Se sube ligeramente el Impuesto de Actividades Económicas para recaudar 100.000 euros más al año, se iguala el coeficiente de los vehículos particulares independientemente de su potencia, se mantiene la tasa de la basura y el IBI pasa del 0,74 al 0,875, «por debajo del 0,90 que se pagó entre 2012 y 2014 con el PP», apostilló.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook