Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Homenaje

La música evoca al líder de Malajunça

Pep Bolinches recibe un homenaje póstumo en Albalat - La banda reúne a cientos de nostálgicos

Un momento del concierto de homenaje a Pep Bolinches.

Un momento del concierto de homenaje a Pep Bolinches. joan gimeno

Albalat de la Ribera, donde tantas veces actuó como líder de la Gramoxone Ska Band, brindó el pasado viernes un homenaje póstumo a Pep Bolinches, cantante y líder de la banda más representativa en los noventa del ska valenciano, conocida también como Skaband Malajunça. Bolinches murió el pasado 4 de abril, pero el tributo que le dedicaron demuestra que su recuerdo sigue muy vivo.

Para homenajearle, su banda de toda la vida, disuelta oficialmente en 2002 aunque todavía hacía algunos conciertos ocasionales por tierras valencianas y se mantenía activa en las redes sociales, se volvió a reunir para rendirle un más que merecido tributo, al que se unieron en un concierto inolvidable Txarli White, la charanga Kriptonita, Gramoxone Ska Band y Lilit i Dionis. Centenares de nostálgicos de la banda disfrutaron de la iniciativa.

La historia de esta banda pionera del ska rock en valenciano, se inicia en 2001 cuando un grupo de amigos de Cullera deciden juntarse para hacer versiones de bandas favoritas como Kortatu, Madness, The Butlers. Pronto empezaron a componer también temas propios y graban un cassette, «I Congreso de Figuras Mundiales», que les abre las puertas de la escena en València, Cataluña y Baleares. La trayectoria del grupo discurrió en paralelo a grupos como Obrint Pas, Dr. Calypso y Brams, formaciones con las que actuó más de una vez.

Antes de sacar el segundo disco, el grupo se vio obligado a cambiar de nombre por la presión de la multinacional Syngenta, propietaria de la marca del herbicida Gramoxone. Entonces decidieron rebautizarse como Skaband Malajunça, nombre popular de una hierba muy conocida entre los agricultores que no puede eliminar el Gramoxone. La anécdota del nombre inspiró el escritor Ferran Torrent en un hilo argumental de la novela «Sociedad limitada», en la que aparece un grupo punk llamado Gramoxín.

Con casi diez años de trayectoria, muchos de los integrantes dejaron el grupo por cuestiones familiares o laborales y, tras quedarse solo Bolinches como único cantante, los Malajunça decidieron separarse en 2002.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats