Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis en el campo

La lluvia amenaza con aumentar otro 10 % el destrío del caqui

El exceso de humedad puede provocar unas manchas negras que restan a la fruta valor comercial - Ferrer (AVA) defiende que los campos bien tratados para retrasar la recolección "aguantarán"

Un campo de caquis ubicado en el término de Alzira con la fruta por recolectar, en una imagen de ayer.

Un campo de caquis ubicado en el término de Alzira con la fruta por recolectar, en una imagen de ayer. vicent m. pastor

El exceso de humedad tras una sucesión de días de lluvia -el nuevo episodio de gota fría o DANA que comenzó el lunes remitirá a partir de hoy, aunque algunos pronósticos apuntan que hasta el fin de semana no se recuperará la estabilidad- amenaza con aumentar todavía más el destrío en una campaña del caqui marcada precisamente por la gran cantidad de fruta que se queda en el campo ante las exigencias de calidad máxima que fija el mercado. Además, los bajos precios han provocado que muchos agricultores retrasaran la recolección a la espera de un repunte al alza, por lo que todavía queda mucha fruta en el campo.

«El problema que tiene el caqui en estos momentos es que la humedad provoca que se generen unas manchas negras en la punta que, por pequeñas que sean, es lo primero que ve el consumidor por la forma en que se envasa. El año pasado por estas fechas sucedió lo mismo, hubo una semana de intensas lluvias y el resultado imagino que ahora será el mismo», expuso ayer el ingeniero técnico agrícola de Alzicoop, Toni Soler, mientras indicaba que, sin ánimo de ser categórico, el destrío aumentará «como mínimo un 10 %». El técnico auguró que en aquellos campos en los que no se haya realizado los tratamientos para retrasar la fruta «el problema se multiplicará por dos». «Si el destrío normal es de un 25 o un 30 %, ahora aumentará esa proporción», apostilló. Soler apuntó que, en un año normal, la campaña del caqui estaría ya acabándose, si bien las condiciones del mercado la han alargado y, a modo de ejemplo, señaló que en el caso de la cooperativa todavía queda un 20 % del caqui por recolectar. «El problema, además, radica en que estas manchas negras no están incluidas en el seguro agrario», indicó el técnico de Alzicoop.

Cabe recordar que los agricultores, a través de AVA, habían mostrado su malestar por la gran cantidad de fruta que se deja como destrío en el campo por pequeñas marcas producto del rameado u otros factores y que, según la propia organización agraria, ha alcanzado en algunas parcelas hasta el 40 % de la cosecha. El vicepresidente de la organización, Bernardo Ferrer, admitió ayer que lluvias tan prolongadas en el tiempo y en tanta cantidad pueden afectar a la fruta, pero defendió que aquellos campos que han sido debidamente tratados para retrasar la maduración del caqui «aguantan perfectamente». Ferrer se mostró cauto a la espera de ver cómo evoluciona la fruta.

«Está claro que el caqui que no está tratado entra en el ciclo final. Ya se había visto perjudicado por el poniente, que había dejado sin hoja los árboles, por lo que el fruto quedaba en una situación muy débil, y todo el caqui que no está tratado va a llevar el mismo camino, pero hay campos en los que se han hecho tres, cuatro o cinco tratamientos, la fruta se ha desarrollado con esa protección y se va a poder mantener», defendió el agricultor alcireño, que considera que hasta la próxima semana no se podrá constatar si proliferan los hongos por este episodio de lluvias. Bernardo Ferrer augura que esa fruta que se conserve en condiciones alcanzará también buenos precios en el tramo final de la campaña del caqui.

Compartir el artículo

stats