Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Debate

La ubicación elegida por los geólogos no figuraba en las casi 40 propuestas barajadas

El informe de la Agència Energètica de la Ribera para decidir los terrenos del vertedero contemplaba más de 30 alternativas en doce pueblos - La propuesta del IGME se superpone en un extremo con la que descartó el consorcio en 2016

Área seleccionada por el IGME para la ubicación del vertedero. levante-emv

Los terrenos del sector Pla de Roser señalados por los técnicos del Instituto Geológico y Minero de España (IGME) como potencialmente aptos para acoger el vertedero comarcal no son los que el Ayuntamiento de Guadassuar ofrecía en la Garrofera cuando aceptó que se estudiara la instalación de esta infraestructura, un hecho que ha causado sorpresa hasta en el propio alcalde, Voro Montañana, a juzgar por su primera reacción, pero tampoco figuraban entre las más de treinta alternativas que, repartidas por una docena de municipios, planteaba el informe elaborado por la Agència Energètica de la Ribera, a petición de Consorcio de Residuos Ribera-Valldigna, para buscar los terrenos más apropiados para la construcción de esta planta. Por otra parte, el área delimitada por el IGME llega a superponerse en algún punto con el emplazamiento que ofreció el anterior gobierno de Guadassuar y que el consorcio desestimó tras el contencioso ganado por el Ayuntamiento de l'Alcúdia, que se opone a la construcción de una infraestructura de estas características junto a la Acequia Real del Júcar.

Esta sentencia llevó al nuevo gobierno del consorcio, liderado ya por el propio Montañana, a solicitar a la Agència Energètica de la Ribera un estudio de campo con el objetivo de identificar, dentro del ámbito de influencia de la entidad, aquellas zonas en las que las características del suelo permitieran la construcción del vertedero. Este informe identificó más de una treintena de posibles emplazamientos en una docena de municipios a través de diferentes capas. La primera reflejaba aquellos puntos que, a juicio de los técnicos, reunían mejores condiciones, y se localizaban en Real, Montserrat, Llombai y Turís. El rechazo de estos ayuntamientos a acoger el vertedero provocó que pasara a una segunda capa, en la que se marcaban posibles emplazamientos en otras ocho localidades, si bien una de las posibilidades afectaba tangencialmente a uno noveno municipio. El informe señalaba hasta nueve posibilidades en la confluencia de los términos de Tous, Guadassuar y Alzira, mayoritariamente en la partida de Garrofera. Entre ellas no figura el sector Pla del Roser que el informe del IGME ha seleccionado como potencialmente apto para acoger este depósito de rechazos.

Los geólogos de este instituto de referencia realizaron como primer paso una caracterización de los términos de Guadassuar y Tous, los dos únicos municipios que finalmente mostraron su disposición a acoger el vertedero, que llevó a seleccionar tres sectores que, a priori, podrían cumplir los requisitos. Los técnicos realizaron en estas zonas un estudio más preciso para discernir el grado de impermeabilidad de las formaciones geológicas, el funcionamiento hidrodinámico, la presencia de puntos sensibles y la calidad de las aguas subterráneas, que les llevó a descartar los dos alternativas de Tous, los sectores Rambla de la Parra y Barranco de la Garrofera, por lo que proponen como potencialmente idóneo el sector Pla del Roser, en Guadassuar.

Compartir el artículo

stats