Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Demografía

Diez municipios se unen en busca de estrategias frente a la despoblación

Los pueblos de la Vall del Xúquer, además de l'Ènova y Senyera, piden que la Generalitat les contemple como localidades en grave riesgo tras perder habitantes de forma generalizada durante más de veinte años

Diez municipios se unen en busca de estrategias frente a la despoblación

Diez municipios se unen en busca de estrategias frente a la despoblación

La Ribera Alta no aparece en los listados de comarcas con riesgo de despoblación, aunque hay pueblos que ven con angustia el progresivo descenso del padrón municipal, una dinámica que se arrastra desde hace tiempo. La mayoría se localizan en la ahora denominada Vall del Xúquer, la subcomarca que agrupa las localidades de Alcàntera, Antella, Beneixida, Càrcer, Cotes, Gavarda, Sellent y Sumacàrcer, donde un estudio demográfico que abarcaba el período 1996-2016 ya reveló descensos de población superiores al 20 % en al menos la mitad de los pueblos. Los alcaldes de estos ocho municipios, a los que se han unido l'Ènova y Senyera, han decidido coordinarse en busca de estrategias o herramientas que ayuden a revertir este proceso, de la mano de la asociación Secot (Seniors Españoles para la Cooperación Técnica), integrada por profesionales en diferentes ámbitos que han concluido su etapa laboral y ofrecen su experiencia a quien lo necesita. Alcàntera acogió el lunes la primera reunión, en la que se repartió una encuesta que cada ayuntamiento debe cumplimentar de cara a definir las debilidades y fortalezas de cada municipio. No obstante, algunas carencias como el déficit de transporte son acuciantes y los alcaldes han llegado a barajar la posibilidad de costear conjuntamente un microbús que comunique todos estos municipios con la estación de ferrocarril de la Pobla Llarga ante el retraso que acumula el nuevo mapa de líneas de autobús, según explicó el alcalde anfitrión, Julio García.

El presidente de la Mancomunitat de la Ribera Alta y exalcalde de Sumacàrcer, Txema Peláez, señaló que todos los municipios que acudieron a esta reunión pretenden que la Generalitat les reconozca como localidades en riesgo grave de despoblación para poder acogerse a las iniciativas que impulse la nueva Agencia Valenciana Antidespoblación (Avant). «Es cierto que la Ribera, como comarca natural, no tiene este problema, pero la realidad es dispar y estos diez municipios tenemos una singularidad propia en una comarca que crece», indicó Peláez, mientras señalaba que «está totalmente contrastada la pérdida constante y continua de habitantes en los últimos veinte años, a lo que hay que añadir el envejecimiento de la población», apostilló.

Una tienda que cierra, ya no abre

El alcalde de Alcàntera, Julio García, por su parte, no dudó en señalar que «todos estamos sufriendo el fenómeno de la despoblación» y comentó que la iniciativa pretende ofrecer alternativas a los pueblos pequeños «para que la gente no se vaya». «Una tienda que cierra o un bar que cierra ya no abre. ¿Qué podemos hacer? En todos los pueblos hay además muchas casas vacías», comentó, mientras explicaba que ofrecer viviendas en alquiler a precios asequibles es una de las iniciativas que se plantean, como buscar fórmulas que permitan dar continuidad a bares o tiendas que están a punto de cerrar.

Con todo, García no dudó en señalar que el problema del transporte público, que en la actualidad se encuentra «en mínimos», se debe abordar con urgencia y comentó que los alcaldes de la Vall del Xúquer ya venían estudiando soluciones con anterioridda. «Si no llegan las concesiones de la conselleria nos tenemos que buscar la vida y hay que estudiar si hacemos un esfuezo», indicó. Con todo, según explicó, en este ámbito de cooperación entre municipios vecinos, el abanico de posibilidades es amplio y, en esta línea, apuntó la posibilidad de ofrecer una agenda cultural conjunta de todos los pueblos -apenas unos kilómetros separan los más alejados- y también coordinar de algún modo una oferta deportiva y de ocio. «Si los pueblos dan este servicio, la gente, cuando el fin de semana tiene actividades no se va del pueblo», argumentó.

Julio García explicó el objetivo último de las diferentes alternativas que se plantean es «dar vida a los pueblos y luchar contra la despoblación».

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats