Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

de ayer a hoy

Inolvidable Avidesa

La falla El Mercat de Alzira convierte su «llibret» en uno de los populares helados de la industria alzireña para rendir homenaje a Luis Suñer

La comisión fallera alzireña El Mercat d'Alzira, que preside Francisco Javier José Esteve, presentará el domingo (12:30 horas del mediodía) el 'llibret' de la falla, como es costumbre cada año al llegar las fiestas más importantes de la Comunitat Valenciana. El acto será en la calle del Mesón, tras su casal de la calle Costa.

Sobre una idea esbozada por Emilio Becerra, fallero de esta veterana comisión, con la colaboración de Cristina Gresa y Esther Egea y el experimentado fotógrafo Miguel Ángel Gil, el resultado que podremos ver en la mañana del domingo es impresionante. Es como regresar al pasado. El tema principal que se aborda en la publicación es la historia de los recordados helados Avidesa, que comenzaron a fabricarse hace medio siglo. El formato del 'llibret' es la reproducción exacta de uno de los productos, el «Sandwich».

Se ha escrito mucho del empresario Luis Suñer. Ahora la falla El Mercat, en un trabajo gráfico encomiable, ha recopilado la historia de una variedad de los cremosos helados que elaboraba Avidesa que se comercializó gracias a la experiencia del técnico italiano Luigui Tabacco Copobianco.

En el 'llibret' han colaborado, posado y relatado su experiencia numerosos y destacados colaboradores que relatan su preferencia por cada especialidad de helados. En esa larga nómina aparecen Diego Gómez, alcalde de Alzira; Alfredo Aranda, concejal de Cultura; Carles Galletero, Xavier Sierra, Eduardo Doménech, Macarena Tabacco, María José Aledón, Bernardo Martínez, María del Carmen Cano, Bernat Ríos, Elisa Torremocha, Josep Antoni Fluixá, Aureliano Lairón, José Antonio Hernández, José Luis Palacios y Alfonso Rovira, que firma estas líneas.

En mi colaboración aporto algo de historia de la inauguración de la fábrica de helados y, al mismo tiempo, del anecdotario del sorteo de la lotería de Navidad de 1968, año en que los empleados de Avidesa apostaron por el número 57.150 y tuvieron la suerte de que les correspondiera el primer premio, el Gordo.

La juventud de este tiempo en que hoy nos hallamos no ha ha tenido la oportunidad de conocer los acontecimientos ocurridos en último cuarto del siglo XX, cuando nos acercábamos a la portería de la fábrica, ubicada en la carretera de Gandia, para aprovisionarnos de unas bolsas repletas de helados que salían defectuosos de su fabricación, una producción que don Luís nos facilitaba a un precio muy asequible. Ahora con la publicación de estas historias «Avidesa vuelve a la mesa». Ayuda a rememorar el pasado. Nuestra felicitación más sincera a los autores de este 'llibret', que fiel a la costumbre publica temas del «poble» elaborados por «gent del poble».

Inauguración de la factoría

El 30 de julio de 1971 salió un día muy caluroso. No cabía esperar menos en plena cunícula estival. Y fue el entonces ministro de Comercio, Enrique Fontana Codina, el encargado de inaugurar oficialmente la factoría número 5 de Avidesa, dedicada a la fabricación de helados bajo la dirección del que fue gran técnico y mejor persona Luiggi Tabacco.

El ministro fue recibido a pie de la aeronave en el aeropuerto de Manises por el industrial Luis Suñer; el alcalde de Alzira, José Pellicer, y el delegado de Avidesa en Valencia, Eugenio Martí Sanchis. En Alzira se unieron a la comitiva el capitán general de la III Región Militar, Luis Gómez Hortigüela; el gobernador vivil, Antonio Rueda y Sanchez Malo; el general de la Guardia Civil José Castaño, y otras autoridades provinciales y locales.

Al mediodía, tras haber visitado otras empresas del grupo industrial que impulsó Luis Suñer, llegaron a la nave que iba a ser inaugurada y el deán de la catedral de Valencia, José Songel Pérez, antiguo párroco de San Juan de Alzira, procedió a la bendición de las instalaciones en nombre del arzobispo. Acto seguido el ministro procedía a descubrir una placa en la que se recordaba la inauguración, recorriendo la planta, que se hallaba en pleno funcionamiento.

Después, en una tribuna habilitada dentro de la fábrica, se detuvo la producción y se llevaron a cabo los parlamentos. El acto fue presentado por José Luis Cañamero, locutor de Radio Alzira. El primero en hacer uso de la palabra fue el propio empresario, Luis Suñer, quien manifestó una vez más su amor a Alzira. «Alguien se preguntará -dijo- por qué y para qué se instalaron estas industrias en Alzira. Si nos hubiésemos dejado llevar por el asesoramiento de las ciencias económicas modernas, hoy estas instalaciones se hallarían en otras zonas, donde los terrenos están más baratos y más 'protegidos'. Pero somo regionalistas y amamos nuestra tierra, aunque este amor a nuestra región es sano, límpio y sereno, porque no concebimos a València sin España y España sin València».

En su intervención, el ministro Fontana Codina señaló: «A España le hacen falta grandes capitanes de empresa como Luis Suñer, que no solamente ha dado ejemplo de laboriosidad, sino también de un gran sentido social, en beneficio de cuantos trabajadores militan en sus centros febriles».

Los trabajadores de Avidesa hicieron entrega al empresario alcireño de una placa de plata en la que se había inscrito esta emotiva frase: «Los miembros de la gran familia Avidesa, a los excelentísimos señores don Luis suñer y doña Carmen Picó, como prueba de gratitud y en consideración a su afecto y cariño. Alzira 30 de julio de 1971».

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats