22 de febrero de 2020
22.02.2020
Levante-emv
Estudio

Alginet, Carlet y Alberic registran más riesgo de muerte por trastorno senil

Un estudio para elaborar planes de prevención detecta más fallecimientos de los esperados por hepatitis en Benifaió - En l'Alcúdia preocupan los casos de acumulación de grasa en las arterias

21.02.2020 | 21:55
Vista lateral exterior del hospital universitario de la Ribera.

Uno de los municipios en los que la senilidad se sitúa como una causa que genera más muertes de las previstas esAlginet, que lidera el particular ránking de riesgo al triplicar el promedio estatal. Los investigadores también detectaron en la localidad que se producían más defunciones de las que cabría esperar por hepatitis y por cirrosis. En el listado de las causas que más preocupan a los expertos también se encuentran las enfermedades de la piel o las del sistema genitourinario. También se encuentran las enfermedades isquémicas del corazón y las cardíacas reumáticas crónicas, las cerebrovasculares, los tumores malignos del hígado y la osteoporosis. En contraposición, hay otras causas que generan menos muertes de las que cabría esperar en la localidad. Es el caso de los tumores u otras enfermedades respiratorias, ahogamiento así como afecciones originadas en el periodo perinatal.

También lidera el particular ránking de riesgo la senilidad en Alberic, municipio que lo cuadruplica con respecto al promedio español. La segunda causa en el listado son los paros cardíacos y las muertes sin asistencia. También provocan más muertes de las previstas la osteoporosis y el Alzheimer. Según el estudio, el riesgo de morir a causa de diabetes es algo más de un 40 % superior al promedio estatal. Con menor peligro, pero también por encia de dicha media, se encontrarían las enfermedades crónicas de las vías respiratorias inferiores (excepto asma), las enfermedades de la piel y del tejido subcutáneo, las enfermedades hipertensitivas y los tumores malignos de la tráquea, de los bronquios y del pulmón. Por el contrario, la estadística defiende que existe menor riesgo en relación al promedio de morir a causa de ahogamiento, por envenenamiento accidental o tumores de riñón o esófago.

En Carlet, los trastornos mentales orgánicos, senil y presenil son los que generan más muertes de las esperadas, prácticamente el doble. Lo mismo ocurre con algunas enfermedades isquémicas del corazón. También existe un mayor riesgo por Alzheimer, tuberculosis, enfermedades cardíacas reumáticas crónicas, diabetes, ciertas enfermedades del sistema nervioso y de los órganos de los sentidos, accidentes de tráfico, cirrosis o enfermedades hipertensitivas. En el lado opuesto, hay una serie de causas que provocan menos muertes de las que se podrían prever en la localidad. Es el caso de los tumores del hígado o de aquellos que afectan al labio, la cavidad bucal o la faringe. También se han observado menos defunciones ocasionadas por afecciones originadas en el periodo perinatal u otras malformaciones congénitas, deformidades y anomalías cromosómicas.


Casos de suicidio

Los expertos señalan con preocupación la hepatitis en Benifaió, donde se ha observado el doble de riesgo de defunción que en el promedio del estado. La segunda patología que genera más muertes de las esperadas es la cirrosis, a la que le siguen las enfermedades cardíacas reumáticas crónicas, la diabetes y las enfermedades de la piel y del tejido subcutáneo. También supera la media nacional el riesgo por enfermedades hipertensitivas, las cerebrovasculares, la neumonía o la úlcera de estómago, duodeno y yeyuno. Por el contrario, se registran menos muertes de las previstas por tumores en el riñón y el esófago, ahogamiento o sida.

L'Alcúdia, por su parte, comparte similitudes con Alzira, Cullera y Sueca, ya que la causa que genera un mayor riesgo por encima del promedio estatal es la aterosclerosis -depósito de sustancias grasas en las paredes de las arterias-. También se contabilizaron allí más muertes de las previstas por insuficiencia cardíaca, por enfermedades del riñón y del uréter y por osteoporosis. Le siguen la úlcera de estómago, las enfermedades cardíacas reumáticas y crónicas, las cerebrovasculares, el Alzheimer, los suicidios y el asma. En el lado opuesto se encuentran la senilidad, las caídas accidentales o los tumores de labio, que generan menos defunciones de las previstas en la estadística estatal.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook