Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Patrimonio

El Castellet podrá restaurarse una vez conseguida ya la titularidad pública

El Ayuntamiento de Villanueva de Castellón logra tras seis años de gestiones que el catastro rectifique una inscripción errónea y pide al Ministerio de Cultura que inscriba la fortaleza a su nombre

El Castellet podrá restaurarse una vez conseguida ya la titularidad pública

El Ayuntamiento de Villanueva de Castellón ha conseguido desmadejar el embrollo admnistrativo con el que se ha dado de bruces en los últimos seis años en su intento de asumir la propiedad de las ruinas de la fortaleza que da nombre al pueblo para, a continuación, poder impulsar actuaciones de consolidación y restauración del Castellet.

Los restos de la fortificación aparecían en el catastro a nombre de una empresa que años atrás compró unos terrenos lindantes, pero nadie ha acudido a los llamamientos realizados por el consistorio para que cualquier persona física o jurídica que pudiera tender derechos sobre el montículo en el que se ubica o las faldas de la montaña aportara documentación que lo acreditara. «Nadie lo reclama, pero nadie lo cede», llegó a resumir hace un año el alcalde del municipio, Òscar Noguera, que ayer confirmó que el catastro ha corregido finalmente esos datos tras constatar que había «un exceso de metros en la parcela» de forma que, en estos momentos, los terrenos «no figuran a nombre de nadie». El ayuntamiento ya ha solicitado al Ministerio de Cultura que, como responsable último de este patrimonio, lo inmatricule a su nombre en el Registro de la Propiedad.

Noguera asume que, muy probablemente, el ayuntamiento no podrá incorporar al patrimonio municipal los restos de la fortaleza, pero se felicita de que, una vez corregido este asiento y a falta de la inscripción registral, se pueda considerar que el Castellet ya es público. «Hemos conseguido que el catastro nos aclarara el tema. Allí aparecía el terreno a nombre de una empresa que compró unos terrenos, pero alguien se equivocó y le adjudicó todo el Castellet, se rectifica y podemos continuar el procedimiento», explicó el alcalde de Villanueva de Castellón, mientras señalaba que dado que las fortalezas dependen del Estado, el consistorio ha solicitado al ministerio que la inmatricule a su nombre. «Aunque la pusiéramos a nombre del pueblo la tendríamos que ceder al ministerio. Intentaremos si no pedir la cesión, porque nos dirán que no, firmar algún tipo de convenio para poder impulsar la restauración», explicó el munícipe.

Titularidad en el limbo

La titularidad del Castellet se encontraba en una especie de limbo. El ayuntamiento pretendía realizar intervenciones que frenaran la degradación de este emblema local, colonizado desde hace un tiempo por un rebaño de cabra montés. Partía de la hipótesis de que la finca podía ser de titularidad pública, pero tropezaba con un muro: no tenía la propiedad. En el catastro aparecía el terreno a nombre de una empresa, cuyo propietario había fallecido, y el consistorio de Villanueva de Castellón inició un proceso para averiguar si realmente alguien podría acreditar la titularidad. Con este objetivo publicó un edicto en el que emplazaba a cualquier interesado que pudiera tener derechos sobre la fortaleza o la montaña sobre la que se asienta a aportar la documentación acreditativa, aunque ese llamamiento nunca obtuvo respuesta.

Compartir el artículo

stats