05 de marzo de 2020
05.03.2020
Levante-emv

El contratenor J. Hernández vuelve a Algemesí tras su consolidación internacional

Ofrece un concierto de canto gregoriano 'a capella' en la basílica - «Jamás vi la música como un trabajo porque para mí es algo placentero», reconoce

04.03.2020 | 22:20
El contratenor J. Hernández vuelve a Algemesí tras su consolidación internacional

El reconocido contratenor José Hernández Pastor vuelve hoy a sus orígenes. Tras labrarse una exitosa carrera internacional en el poco común mundo del canto gregoriano, regresa a la localidad que le vio crecer, Algemesí. Su voz casi celestial se podrá escuchar a partir de las 20,00 horas en un escenario tan emblemático como la Basílica de Sant Jaume.

«Después de haber alcanzado proyección internacional, es muy bonito volver a mi pueblo, a los orígenes», explica Hernández. Su exitosa carrera no podría entenderse sin sus inicios en la Schola Cantorum d'Algemesí. Tras varios años bajo la tutela de Diego Ramón y María José Llopis también estudió piano en Carcaixent. Aunque fue su padre el que le animó a formalizar su educación. «Él era ingeniero y quería que yo también tuviese un título, así que inicié Musicología en Oviedo, que por aquel entonces era el lugar más imortante para ello», indica.

Entonces ni siquiera sospechaba el talento que en él subyacía. Su vida dio un giro de 180 º. «Allí uno de mis profesores me escuchó y me dijo que no podía desperdiciar mi voz, que le tenía que sacar partido. Yo siempre había sabido que la música iba a formar parte de mí, pero nunca me había planteado el canto como un oficio. Pensaba que un trabajo tenía que ser ese sacrificio que todos aceptamos porque supone un sustento para poder vivir y cantar no era eso, para mí era algo muy placentero», asegura, para añadir a continuación: «Me propuse estudiar donde lo había hecho el mejor contratenor del mundo, la Schola Cantorum Basiliensis. Si me concedían una de las diez becas que daban, me dedicaría a ello... Y me aceptaron. Fue muy ilusionante. Fue allí donde empecé a comprender que podía hacer cosas importantes. Iba para profesor y acabé como cantante».

El concierto de canto gregoriano que ofrece hoy en su localidad natal supone una experiencia muy difícil de encontrar en el panorama musical: «No estaré estático, me moveré, me esconderé y habrá alguna escenificación. Será todo muy dinámico. Pero lo importante es que seré yo solo, a capella. Al no tratarse de un recital de un coro, como es más habitual, podré ser más flexible con algunas líneas y acentar las palabras que me permitan transmitir algo diferente, íntimo, sobrecogedor y de gran belleza con las melodías», concluye.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas