05 de mayo de 2020
05.05.2020
Levante-emv

El Medusa quiere el festival en agosto, pero ya no descarta suspenderlo

Los organizadores del mayor espectáculo de música electrónica de España admiten que la "seguridad y la salud es lo principal" - Si se anula se devolverá el precio de las entradas o se validarán para otras fechas - La empresa ya ha invertido un millón y deberá gastarse dos más si el evento se anula

05.05.2020 | 12:02
Una imagen del festival de 2019.

Los organizaciones de Medusa Festival quieren celebrar el festival de música electrónica más masivo de España en agosto, aunque tampoco descartan suspenderlo. Andreu Piqueras, organizador del evento, ha querido destacar que "la seguridad y salud de todas las partes, tanto público como trabajadores como artistas, es lo principal para nosotros y nunca antepondremos cualquier otro objetivo en una situación como la actual".

Los promotores del festival, ante la "nueva normalidad" anunciada por el presidente del Gobierno, conservan la esperanza de que, con la llegada de las nuevas rutinas, queda un margen para poder seguir adelante con la edición de 2020. Según Piqueras "el festival lleva trabajando desde hace tiempo con todos los escenarios posibles, siendo realistas con la situación actual y colaborando con diversas instituciones públicas en lo que se refiere al tema del coronavirus".

La organización quiere "agradecer la paciencia que han demostrado todos aquellos que ya habían comprado su entrada por anticipado". A pesar de barajar la posibilidad de que 'Circus of madness" tenga que verse aplazado para el 2021 desde la organización "se ven rayos de esperanza y así lo están corroborando tanto las agencias como los artistas implicados en esta edición".

En caso de que sea viese aplazada la celebración del Medusa 2020 para el año 2021 también se están trabajando en diversos escenarios, siempre dentro de la normativa aplicable, para la devolución de los tiquets en caso de aplazamiento, así como ver la posibilidad de que estos mismos sean validos para la nueva fecha", algo de lo que se informará mediante correo electrónico a todos los implicados.

Piqueras ha confirmado a este periódico que ellos son los primeros interesados en aclarar de una vez por todas la situación en la que se encuentra en estos momentos la organización del festival, ante la gran carga laboral que implica tenerlo todo a punto en caso de que pudiera celebrarse. "Una importante logística que no puede ponerse en marcha sin un tiempo prudencial para poderla realizar. Estamos trabajando viendo la posibilidad de que el mismo pueda celebrarse", concreta Piqueras.

En este momento, los organizadores ya lleva invertido más de un millón de euros, a los que habría que sumar otros 2 millones en caso de que se tuviese que aplazar el evento. "Y habría que ver en ese momento si las compañías de seguro podrían hacerse cargo de estas cantidades en caso de que se hubiese aplazado por la situación actual"

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook