Alcàntera de Xúquer ha emprendido en los últimos meses una renovación intensiva y exhaustiva de dos importantes calles de la localidad, la calle Jaume I y Jaime Roig. Las obras tuvieron que ser interrumpidas por la pandemia pero se ha logrado su finalización con éxito en el municipio que dirige Julio García. La remodelación ha consistido en una reforma de las aceras, que habían quedado desgastadas y obsoletas, y también una reforma de la red de agua potable, así como la ejecución de vados permanentes para los peatones.

El proyecto ha tenido un coste para el consistorio de 26.000 euros. "Es una obra que hacía falta y al final, gracias al trabajo que se ha realizado, la hemos podido finalizar. Estas calles estaban bastante desgastadas y necesitaban una reforma. Hemos ido cambiando todas las canalizaciones antiguas por modernas, se ha sustituido la uralita por el PVC y hemos puesto en cada esquina llaves de paso para que, en caso de producirse una rotura, no haga falta cortar el agua a todo el sector. Estas actuaciones sirven para reforzar el vínculo que tiene este consistorio con el propósito de hacer de Alcàntera de Xúquer una población mejor, más moderna y que se adapte a los tiempos actuales", ha señalado el alcalde.